Declara el Papa "venerable" a religiosa mexicana

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI declaró “venerable” a la religiosa mexicana María Inés Teresa Arias Espinosa y con ello avanzó un paso más en el camino hacia el reconocimiento de su santidad.

Según informó El Vaticano, el Papa constató que la fundadora de la congregación de las Hermanas Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento, cuyo nombre original era Emanuela de Jesús, vivió sus virtudes cristianas “en grado heroico”.

Así pasó de ser “sierva de Dios” a “venerable”. Se trata del segundo paso de cuatro que debe cumplir cualquier católico para llegar al “honor de los altares”.

Nacida en Ixtlán del Río en el estado mexicano de Nayarit el 7 de julio de 1904, de niña era llamada “Manuelita” por sus padres Eustaquio Arias Arroniz y María Espinosa López Portillo, originarios de Guadalajara, estado de Jalisco.

El 5 de junio de 1929 ingresó al monasterio de las Clarisas Sacramentarias en Los Angeles, California (Estados Unidos), donde la comunidad se encontraba, ya que fue exiliada a causa de la persecución religiosa en México de aquel entonces.

Las Hermanas Clarisas regresaron al país el 15 de abril de 1931, y dos años después, María Inés Teresa pronunció sus votos perpetuos como religiosa de clausura, pero su trabajo trascendió los muros de su convento.

El 12 de mayo de 1945 el entonces obispo de Cuernavaca, Francisco González Arias, colocó la primera piedra de la casa madre y el mismo día, en Roma, El Vaticano aprobó la fundación de un nuevo monasterio con miras a la acción apostólica.

Así fundó la congregación de las Hermanas Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento y después a los Misioneros de Cristo para la Iglesia Universal.

A estas obras, nacidas en México, las expandió en países como Japón, Estados Unidos, Costa Rica, Indonesia, Sierra Leona, Nigeria, Italia, España, Irlanda, Corea India, Rusia y Argentina.

En cada país hay varias casas en las que ejercen su apostolado fundamentalmente en tres áreas: educativa, sanitaria y evangélica. La Madre María Inés Teresa Arias murió el 22 de julio de 1981.

Su proceso de beatificación se inició el 31 de octubre de 1992 en Cuernavaca, estado de Morelos, y con la decisión papal de este día cumplió su segunda etapa. Ahora para declarar beata a la religiosa El Vaticano analizará un presunto milagro.

Se trata de la recuperación inexplicable del niño Francisco Javier Carrillo Guzmán, de un año tres meses de edad, quien el 17 de junio de 2001 cayó a una alberca, sufrió asfixia y como consecuencia miocardiopatía hipóxico-isquémica, encefalopatía hipóxica difusa y estenosis subglótica.

Pese a que, durante los primeros auxilios en el lugar del accidente, los médicos lo habían dado por muerto, Francisco Javier fue llevado al hospital donde, luego de los rezos de su familia a la Madre María Inés, el infante logró salvarse.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login