Consolidación mundial de Fiat tras acuerdo con Chrysler

Por Mario Osorio Beristain.

El acuerdo de Chrysler con Fiat, que según el ultimátum lanzado por el presidente estadounidense Barack Obama debe alcanzarse antes del próximo 30 de abril, reforzará al grupo automotriz italiano a nivel mundial, consideraron analistas.

La perspectiva de firmar este mes la asociación con el gigante de Detroit fue recibida con entusiasmo por el mercado bursátil y el jueves pasado el título de Fiat cotizado en la bolsa de Valores de Milán registró la mayor alza de su historia: 27.12 por ciento en una sola jornada.

La alianza, anunciada a inicios de año, tuvo un fuerte impulso luego de que el pasado 30 de marzo Obama dio a la Chrysler un plazo de un mes para cerrarla o de lo contrario se suspenderán la ayudas para la tercera casa automotriz estadounidense, lo que abriría la puerta a su liquidación.

Robert Nardelli, consejero delegado de Chrysler, anunció que ya existe un acuerdo marco con la Fiat y esta semana su par del grupo italiano, Sergio Marchionne, viajó a Detroit para conducir las negociaciones “estrictamente reservadas”.

A mediados de marzo Nardelli reconoció que la potencial asociación tiene un valor de entre ocho mil y 10 mil millones de dólares entre tecnología y sinergias, además de que permitirá preservar cinco mil puestos de trabajo en Norteamérica.

El acuerdo daría a Fiat hasta el 35 por ciento del capital de Chrysler y a esta el acceso a la plataforma tecnológica y de ingenieros de Fiat, con lo que podría desarrollar y vender vehículos más pequeños y con consumo de combustible más eficiente.

Pero los escollos a superar para arribar a una conclusión positiva de la alianza antes del próximo 30 de abril son varios: desde el acuerdo con los sindicatos, hasta la reducción de la deuda de Chrysler.

En Italia, sin embargo, la posibilidad de la asociación es vista con optimismo y según el economista Fabiano Schivardi, “representa una oportunidad importante para Fiat, además de que la única alternativa para Chrysler”.

“El acuerdo entre Fiat y Chrysler no está exento de riesgos, pero se inserta en un plan coherente de desarrollo de largo alcance en una fase de profunda reestructuración del sector. Es para Fiat un paso importante en un proceso de posicionamiento en un sector en fuerte evolución”, opinó.

Para Paolo Fresco, ex consejero delegado del grupo italiano, “Chrysler navega en pésimas aguas y está es una buena oportunidad para reforzar la presencia en el mundo”.

En una entrevista con el diario especializado Il Sole-24 Ore, Fresco recordó que la Fiat solamente tiene presencia sobresaliente en Italia y Brasil, aunque consideró que la casa de Detroit “no es la solución estratégica en temas de alianzas”.

Según operadores bursátiles consultados en relación a la ganancia histórica del título de la Fiat el jueves pasado, entre quienes adquirieron la acción había inversionistas extranjeros que ven en la posible alianza con Detroit un salto de calidad que posicionaría al grupo turinés en el mercado internacional.

“La alianza con Chrysler representa para la Fiat una apuesta extraordinaria y actualmente en Estados Unidos hay mucha consideración por los resultados obtenidos por Marchionne”, dijo a su vez el economista Giuseppe Berta, autor del libro “La Fiat después de la Fiat. Historia de una crisis 2004-2005”.

También el ex secretario estadounidense de Estado, Henry Kissinger, aplaudió la hipótesis de la alianza, a la que consideró “un matrimonio perfecto entre dos casas muy diferentes en producto de mercado, pero por ello complementarias”.

“La Fiat ha hecho un extraordinario trabajo de saneamiento, que ha impresionado muchísimo en Estados Unidos”, dijo Kissinger en una entrevista que publicó el diario La Repubblica.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login