Republicanos cuestionan presupuesto de Obama

El presupuesto del presidente Barack Obama, aprobado esta semana por el Congreso, “empeorará la crisis”, aseveró el legislador republicano Paul Ryan.

El presupuesto de 3.5 billones de dólares para el año fiscal 2010 “empeorará la crisis”, porque en lugar de controlar el gasto público lo “dispara fuera de control”, sostuvo Ryan, el republicano de mayor rango del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes.

En el mensaje radiofónico sabatino del Partido Republicano, Ryan señaló que “no cabe duda de que el presidente Obama heredó una crisis fiscal. Pero la pregunta es, ¿la está arreglando o empeorando?”.

Con los impuestos más altos en el presupuesto, el resultado final será una deuda nacional que se duplicará en cinco años y se triplicará en 10 años, enfatizó Ray.

“Su presupuesto hace que las generaciones futuras carguen con todo el sacrificio. No toma las decisiones difíciles. Unicamente les hará difícil la vida a nuestros hijos y nietos”, puntualizó.

Afirmó que, en contraste, el presupuesto impulsado por los republicanos de la cámara baja “disminuye los gastos, genera empleo y controla la deuda”.

“Nuestro presupuesto le da prioridad a la defensa nacional y al cuidado de salud de los veteranos. También congela todos los otros gastos discrecionales por cinco años e impone límites al gasto público con el respaldo de un presupuesto estrictamente ejecutado”, subrayó.

Obama, quien cumple una gira de trabajo en Europa, elogió al Congreso, bajo el control de los demócratas, por la aprobación del presupuesto.

Resaltó que el presupuesto incluye medidas para la energía limpia, la reforma a los sistemas de educación y salud, y alivios tributarios para el 95 por ciento de los estadounidenses.

Anticipan nuevas batallas legislativas por presupuesto

La victoria que el presidente Barack Obama logró la semana pasada, cuando el Congreso aprobó el presupuesto de gastos para el próximo año, podría anticipar batallas legislativas más complicadas.

Tanto el Senado como la Cámara de Representantes aprobaron dos versiones con ligeras diferencias, que ahora deberán ser unificadas en los próximos días, a fin de tener un proyecto único cuando el Congreso retome sus discusiones tras el receso de Semana Santa.

Ambas versiones tienen pocos cambios respecto a la iniciativa original de Obama, y en general respondieron a los deseos del mandatario de recortar el gasto militar y destinar más recursos al gasto social.

De igual forma, atendieron las propuestas de Obama para impulsar el desarrollo de fuentes renovables de energía y reducir la dependencia de las importaciones de petróleo, así como la reforma del sistema educativo.

Estos puntos fueron resultado del dominio de los demócratas en ambas cámaras, pues las votaciones evidenciaron la persistente y profunda división partidista, sin el respaldo de un solo republicano.

La iniciativa de la Cámara de Representantes propone un gasto de 3.6 billones de dólares, y proyecta un déficit de 1.2 billones de dólares.

Por su parte el Senado dio paso a una versión que incluye un gasto por 3.5 billones de dolares, y un déficit similar al proyectado por la cámara baja.

Las divergencias respecto de la propuesta de Obama se centraron en la forma en que el gobierno financiará el gasto propuesto en algunas áreas que el mandatario ha enfatizado, en particular la reforma del Sistema de Cuidado Médico.

La reforma, una de las mas ambiciosas asignaturas del gobierno, enfrenta reservas aun entre demócratas debido a su elevado costo, aunque la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha dejado en claro que existe la voluntad política para llevarla a cabo.

Sin embargo, las divergencias sobre como financiar algunas de las propuestas podrían dejar cortos los alcances de estas propuestas, ofreciendo al final al mandatario una victoria a medias.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login