Educación y tratamiento médico de drogadictos pide la OEA

Un llamado para que las políticas encaminadas a la lucha contra la
drogas incluyan una perspectiva más amplia que comprenda educación y
tratamiento a los consumidores, hizo el secretario general de la OEA
José Miguel Insulza.

El llamado de Insulza tuvo lugar durante la presentación de un informe preparado por la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia.

En su presentación, Insulza reconoció que el alto nivel de criminalidad que hoy en día afecta a varios países de America Latina y el Caribe está directamente ligado al tema del tráfico de drogas, y que para combatir este flagelo se deben realizar mayores esfuerzos, principalmente en asignación de recursos financieros. “Sufrimos hoy en día de un alto síndrome de criminalidad en América Latina y el Caribe, y en el centro de esta coyuntura se encuentran las actividades relacionadas con el comercio de drogas, principalmente aquellas relativas al procesamiento y comercialización. Pero el principal problema que tenemos en nuestra región es la falta de recursos financieros, que están limitados principalmente a la interdicción”, afirmó.

El jefe del mayor organismo hemisférico aludió a la necesidad de explorar medidas encaminadas a la educación, la prevención y el tratamiento de consumidores, reconociendo la que la reducción de la demanda es un tema fundamental que requiere ser complementada con otros esfuerzos. Al respecto, comentó que la sola interdicción del tráfico y la distribución de drogas no solucionará el problema de fondo. “Démosle una oportunidad a la educación y al tratamiento médico como vías para reducir el consumo y descubriremos en un par de años su efectividad”, recalcó.

Adicionalmente, Insulza afirmó que “en el marco de la OEA, existe un mecanismo muy importante llamado la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), en donde se han trabajado bastante los temas de interdicción, educación, salud y comercialización”. La misión principal de la CICAD es fortalecer las capacidades humanas e institucionales y canalizar los esfuerzos colectivos de sus Estados Miembros para reducir la producción, tráfico y el uso y abuso de drogas en las Américas.

Como co-autores del informe, el ex Presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, y el ex Presidente de Colombia, César Gaviria, presentaron las conclusiones del informe y discutieron una serie de recomendaciones e iniciativas para aportar a la transformación de las políticas de combate al uso de drogas ilícitas.

Entre ellas, destacaron la necesidad de tratar el consumo de drogas como una cuestión de salud pública; reducir el consumo a través de campañas de información y prevención particularmente enfocadas a la juventud; reorientar las estrategias de represión del cultivo de drogas; y focalizar las estrategias represivas hacia la lucha implacable contra el crimen organizado.

El ex Presidente Gaviria, quien presentó sus perspectivas desde la experiencia colombiana, instó a un cambio en las políticas estadounidenses con respecto al tratamiento y prevención del consumo de estupefacientes, calificando de ineficaces los programas de prevención que se desarrollan en ese país. Gaviria recalcó que el informe presentado subraya cómo las políticas prohibicionistas basadas en la represión de la producción y la distribución, así como la criminalización del consumo, no han producido los resultados esperados.

Integrada por 17 personalidades independientes, la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia evaluó el impacto de las políticas de “guerra a las drogas” y formuló recomendaciones para estrategias más eficientes, seguras y humanas.

You must be logged in to post a comment Login