La verdadera historia de Coca-Cola en México

Cuando Aldo (Jaime Roberto Carrillo) y Pat (Daniel Eichner), deciden viajar a la península de Yucatán a filmar un documental para exponer la influencia económica de EEUU en México usando como ejemplo la compañía multinacional Coca-Cola, se proponen estudiar el idioma español y la historia del país para comenzar su investigación.

Al llegar a su destino se dan cuenta que cientos de empresas extranjeras se hacen millonarias vendiendo sus productos en una zona atestada por turistas y con una población mexicana que sufre de un índice inverosímil de pobreza y cesantía.

Utilizando el recurso satírico, estos dos actores que dan vida a una multiplicidad de personajes, entran y salen por diferentes accesos del escenario causando constantes carcajadas que dejan al público esperando por más diversión.

La parodia comienza con los abusos cometidos por el fuerte al débil desde la conquista, pasa por una revisión crítica de la política capitalista de los últimos presidentes de México, hacen un comentario sobre el brebaje creado por John Pemberton conocido mundialmente como Coca-Cola, y otro sobre la leyenda de la invención del refresco Fanta en Alemania asociada a la política nazi de Hitler.

En una escenografía minimalista (Elizabeth J. McFadden) compuesta principalmente del símbolo de Coca-Cola y un proyector de imágenes (JJ Kazcynski) que en forma efectiva sitúan al actor y a la audiencia en el espacio físico deseado, Aldo y Pat también personifican a los integrantes de la familia Tamayo y al curandero del pueblo a fin de hacer una farsa de la evidente destrucción de la cultura tradicional debido a la globalización.

El diálogo entre ellos fluye orgánicamente mientras tienen como acompañante al personaje imaginario, Pepe, el camarógrafo que va filmando cada escena del documental.

Cuando Aldo y Pat terminan su misión después de pasar por innumerables experiencias, se dan cuenta que Pepe, el querido camarógrafo ha hecho un documental denunciando el abuso de ellos dos al aprovecharse de las desventuras de una familia campesina como material para su historia.

No se puede dejar de mencionar la espléndida personificación de Aldo como la esposa del señor Tamayo y Pat como Carla, en la parodia que hacen de la famosa telenovela “Los ricos también lloran”.

El director José Carrasquillo desarrolló un lenguaje corporal digno de reconocimiento en Carrillo y Eichner, y que vale la pena apreciar en esta dinámica obra que recurre a los estereotipos para causar en la audiencia emociones que van desde la risa, a la compasión, y al recuerdo de la idiosincrasia latinoamericana.

Un trabajo teatral provocativo que abre los ojos a una realidad palpable, que no sólo afecta a los personajes sino a todas las personas que vivimos bajo los criterios globalizantes de una sociedad contemporánea.

El sonido fue diseñado por Brendon Vierra, la iluminación de Cory Frank, el vestuario de Ivania Snack y la utilería de María Schneggenburger.

El Teatro Hispano GALA presenta “La verdadera historia de Coca-Cola en México” hasta el 26 de abril, de jueves a sábado a las 8 pm y el domingo a las 3 pm, en inglés con supertítulos en español. El 4 de junio GALA estrena la última obra de la temporada “Momia en el closet, el retorno de Eva Perón” un musical sobre la vida y muerte de uno de los íconos más relevantes de la historia argentina.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login