Fidel Castro modera las expectativas de diálogo con EEUU

LA HABANA (AFP) – La visita de congresistas de Estados Unidos a Cuba alentó expectativas de un diálogo entre ambos países tras 50 años de confrontación, pero el líder comunista Fidel Castro mostró el miércoles cautela a la vez que estimó que el presidente Barack Obama es quien debe dar el primer paso.

En un artículo publicado en la prensa, Castro recordó la postura de Cuba frente la posibilidad de normalizar las relaciones con su histórico enemigo, al reseñar su reunión del martes con tres de los siete legisladores que estuvieron cinco días en la isla explorando vías para un diálogo.

El ex presidente escribió que los cubanos no pueden tomar la iniciativa por no ser los “agresores”, aclarando la afirmación que escuchó de uno de los congresistas acerca de que “Obama puede mejorar las relaciones con Cuba, pero Cuba debe ayudar a Obama”.

Alejado del poder desde que enfermó hace casi tres años, aunque con enorme influencia como máximo líder de la revolución, Castro reiteró que las intenciones de Obama, que se declara en favor del acercamiento, no son suficientes para provocar un cambio en la política mantenida históricamente por Estados Unidos.

En reiteradas ocasiones, Cuba expresó “el criterio de que las realidades objetivas eran, en Estados Unidos, más poderosas que las sinceras intenciones de Obama”, señaló.

En lo que fue su primer encuentro con legisladores norteamericanos desde que sustituyó a su hermano en julio de 2006, Raúl Castro también se encargó de reafirmar que la postura de Cuba se mantiene invariable en 50 años: “disposición a dialogar” bajo premisas de “igualdad” y “respeto”.

Aunque no fue la primera vez que una delegación de congresistas visitó Cuba, el viaje estuvo enmarcado en un clima sin precedentes en favor de un acercamiento entre los dos enemigos históricos.

“Es hora de hablar con Cuba, estamos convencidos, por las conversaciones que tuvimos, de que los cubanos quieren diálogo y relaciones normales con Estados Unidos”, dijo a su regreso a Washington Bárbara Lee, líder de la delegación y una de los tres que se reunieron con Fidel Castro.

Los congresistas entregarán sus conclusiones a Obama antes de la Cumbre de las Américas -del 17 al 19 de abril-, donde presidentes de la región prevén reclamar un cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba y el fin del embargo contra la isla en vigor desde hace 47 años.

“El embargo no ha cumplido su cometido, no ha sido efectivo, para frenar o asfixiar a Cuba”, dijo el congresista Mel Watt, al prometer impulsar un movimiento para acabar con esa política.

Aunque ese reclamo es cada vez más intenso, Obama no habló de eliminar el embargo. El vicepresidente Joe Biden dijo hace poco que para ello es necesario “un firme compromiso” de Cuba con “la democracia y los derechos humanos”.

No obstante, según versiones de prensa, Obama podría eliminar las restricciones a los viajes de los cubano-estadounidenses -aliviadas hace un mes- y al envío de remesas a la isla, lo cual podría significar un gesto unilateral de acercamiento.

Además, en el Congreso de Estados Unidos, de mayoría demócrata, se impulsan proyectos que flexibilizan el embargo, como uno que busca permitir el viaje de estadounidenses a la isla. Un influyente senador republicano, Richard Lugar, pidió a Obama que nombre un enviado especial para dialogar con Cuba.

En la calle, los cubanos tienen centradas sus esperanzas en un alivio a las restricciones a los viajes de sus familiares y a las remesas, tema sensible, pues en Estados Unidos viven más de un millón de cubanos.

La oposición cubana valora como positivo el ambiente. “Debilita la lógica de plaza sitiada que el gobierno cubano siempre ha manejado con relación a Estados Unidos y el inmovilismo interno”, opinó el opositor moderado Manuel Cuesta.

En un artículo del pasado lunes, Fidel afirmó que Cuba “no teme” dialogar con Estados Unidos, ni necesita “la confrontación para existir, como piensan alg

You must be logged in to post a comment Login