Pesimismo palestino ante nuevo gobierno de Israel

Por José Parra. Colaborador

Belén.- Mientras el presidente palestino Mahmoud Abbas considera que el nuevo primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, “no cree en la paz”, en las calles de Cisjordania reina el pesimismo.

“Ahora mismo la paz es imposible. Nosotros estamos divididos y Netanyahu no quiere que haya un Estado palestino ni tampoco va a desmantelar ninguna colonia”, comenta Mohamed, un taxista de Belén, mientras centenares de peregrinos se suben a los autobuses.

Es Semana Santa. La presencia masiva de peregrinos y turistas es la única noticia positiva -especialmente a nivel económico- para los habitantes de la ciudad.

Los palestinos aún no saben cómo digerir el nombramiento del “halcón” Avigdor Lieberman como ministro de Asuntos Exteriores de Israel.

“¡Está loco! Israel demuestra su estupidez al ponerle como su portavoz ante el mundo. Nos hacen un favor”, se ríe Ahmed, un comerciante cerca de la Basílica de la Natividad de Belén.

En Ramala, la capital administrativa y política de Cisjordania, se analiza cada paso y cada palabra del nuevo Gobierno israelí.

Según ha podido saber Notimex, Abbas ordenó congelar los contactos con el Ejecutivo de Netanyahu hasta que éste “se comprometa a la fórmula dos Estados para dos pueblos, congele la construcción en asentamientos y cumpla los acuerdos firmados en el pasado”.

El liderazgo palestino se siente reforzado por las recientes palabras del presidente estadounidense, Barack Obama, quien reiteró el compromiso a favor del plan de paz Mapa de Ruta y del proceso de Annápolis.

Ambos sientan las bases -con diferentes requisitos y plazos- para la creación de un Estado palestino al lado de Israel.

Sin embargo, hay muchos palestinos que no ven tan negativamente que la derecha lidere el Gobierno israelí.

“Yo prefiero que haya un Lieberman que te diga las cosas de forma sincera antes que un Ehud Olmert que te hable de paz pero al mismo tiempo no hace nada en la práctica”, comenta Fara, una mujer en el centro de Ramala.

Refugiándonse en el anonimato, un destacado dirigente palestino califica a Netanyahu de “mentiroso”, con base en su experiencia pasada como primer ministro (1996-1999).

El liderazgo palestino -al igual que la comunidad internacional- está a la espera de lo que Netanyahu llama “revisión de la situación”.

Estos días su Ejecutivo estudia y analiza todos los parámetros para formar y presentar su política respecto a los palestinos y sirios.

“Las negociaciones iniciadas en Oslo en los 90 no han traído la paz sino más enfrentamientos violentos. Cada vez que Israel ha cedido territorios, los palestinos han reaccionado con terrorismo.La prueba de la retirada de Gaza es evidente. Por eso, tenemos que buscar nuevas ideas para impulsar la paz”, afirmó el martes Lieberman.

El plan de Netanyahu de enfatizar la colaboración económica antes que la solución política es rechazada por los palestinos. “No queremos paz económica. Prefiero ser pobre con un Estado que rico bajo la ocupación”, dice un joven de Ramala.

Las opiniones y sensaciones de las calles palestinas son refrendadas por datos del analista y principal investigador social, Khalil Shikaki.

“Dos tercios de los palestinos creen que la situación empeorará con Netanyahu y el resto opina que seguirá igual, con la ocupación, colonias y puestos de control de Israel”, indica.

Según Shikaki, “el status quo es peligroso y las encuestas indican que el 55% de los palestinos apoya la violencia contra Israel. Es un dato que no se daba ni en los peores momentos de la Intifada. Esto es debido a la frustración del proceso negociador y a la guerra en la Franja de Gaza”.

Un pesimismo que comparte Anthony Blair, el enviado del Cuarteto Internacional (Estados Unidos, la Unión Europea, Naciones Unidas y Rusia).

Tras reunirse con Netanyahu, afirmó que “no hay muchas posibilidades reales de lograr un acuerdo definitivo. En mi opinión, Netanyahu entiende que la única forma de conseguir una paz estable y duradera es

You must be logged in to post a comment Login