Pide el Papa a sacerdotes huir de la superficialidad mundana

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI pidió a los sacerdotes católicos no dejarse llevar por los comentarios exteriores, huir de la superficialidad y de las costumbres mundanas sin convertirse en unos segregados sociales.

Durante la homilía de la misa crismal que celebró en la Basílica de San Pedro del Vaticano ante más de cinco mil fieles, muchos de ellos presbíteros, afirmó que la consagración sacerdotal es “quitar del mundo” a la persona y “entregarla al Dios viviente”.

“El sacerdocio consiste en una transferencia de propiedad, un ser quitado del mundo y donado a Dios. Privarse así de una cosa para entregarla a Dios lo llamamos también sacrificio: esto no será más propiedad mía sino propiedad de él”, señaló el pontífice.

Se trata –abundó- de un salir de los contextos de la vida mundana y un ser dejado de lado por Dios pero sin caer en la segregación.

Durante su discurso, pronunciado en italiano, el Papa citó al filósofo existencialista Friedrich Nietzsche el cual –según dijo-, calificó a la humildad y a la obediencia como “virtudes serviles”, mediante las cuales los hombres serían reprimidos.

Agregó que el pensador puso en lugar de estos hábitos positivos al orgullo y la libertad absoluta del hombre. Estas “caricaturas” de humildad errada y sumisión errada “no las deseamos imitar”, estableció.

Además indicó que existen la “soberbia destructiva y la presunción”, que disgregan toda comunidad y terminan en la violencia.

“El unirse a Cristo supone la renuncia. Supone que no queremos imponer nuestro camino y nuestra voluntad, que no deseamos convertirnos en esto o en aquello sino que nos abandonamos a él, donde sea y en el modo que él quiera servirse de nosotros”, aclaró.

Más adelante lanzó a los presentes una serie de cuestionamientos sobre el actuar de los sacerdotes y se preguntó si su pensamiento no se modela “con todo aquello que se dice y que se hace”.

“¿No son quizás las opiniones predominantes los criterios según los cuales nos medimos? ¿No permanecemos tal vez en la superficialidad de todo aquello que se impone al hombre de hoy? ¿Nos dejamos verdaderamente purificar en nuestra intimidad por la palabra de Dios?”, reflexionó.

Según el jefe de la Iglesia católica en el “sí” de la ordenación sacerdotal los ministros de culto católicos han hecho una renuncia fundamental a querer ser autónomos y a la autorealización.

Pero consideró necesario cumplir ese gran “sí”, día a día, en muchos pequeños “sí” y en las pequeñas renuncias para que juntos constituyan ese gran “sí”, sin amargura y sin autocompasión.

“Estar inmersos en la verdad es contraponerse en las grandes cosas como en las pequeñas a la mentira, que en modo tan variado está presente en el mundo; aceptar las dificultades de la verdad porque su gozo más profundo está presente en nosotros”, concluyó.


Designa Benedicto XVI a nuevo obispo auxiliar en Managua

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI designó al sacerdote Silvio José Baéz Ortega, hasta ahora vicedirector de la Pontificia Facultad Teológica “Teresianum” de Roma, como nuevo obispo auxiliar de Managua, Nicaragua.

El Vaticano informó que el presbítero nació en 1958 en la ciudad nicaraguense de Masaya y realizó estudios eclesiásticos de filosofía y teología en el Instituto Teológico de América Central en San José de Costa Rica.

Obtuvo la licenciatura en Sagradas Escrituras en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma y el doctorado en Teología Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Baéz Ortega, quien realizó cursos de especialización en Geografía y Arqueología Sagrada en la Escuela Bíblica de Jerusalén, recibió la ordenación sacerdotal el 15 de enero de 1984 en Costa Rica.

Como sacerdote ocupó los puestos de formador en la Casa de los Carmelitas Descalzos en Guatemala, vicepárroco y profesor de Sagradas Escrituras y Teología Bíblica en el instituto costarricense donde él mismo estudió.

Ha sido también profesor en las universidades “Francisc

You must be logged in to post a comment Login