Un tribunal ratifica la extradición de Manuel Noriega a Francia

WASHINGTON – Un tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos ratificó la extradición de Manuel Noriega a Francia, donde el ex dictador panameño está acusado de lavado de dinero.

Noriega, de 75 años, completó en septiembre una condena de 17 años de cárcel en Estados Unidos por delitos de narcotráfico, pero permaneció bajo custodia norteamericana mientras apelaba su extradición a Francia.

La defensa de Noriega argumentó que era un prisionero de guerra.

Este ex general del ejército dominó Panamá desde 1984 hasta que se rindió, el 3 de enero de 1990, a las tropas norteamericanas que habían invadido el país tres semanas antes.

Manuel Noriega, que fuera un aliado de Estados Unidos durante la Guerra Fría e informante de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA), se convirtió más tarde en un estorbo para las autoridades norteamericanas. Noriega fue llevado en un avión militar a Miami, donde lo juzgaron por cargos de tráfico de drogas, lavado de dinero y extorsión.

Los abogados de Noriega trataron de evitar su extradición a Francia y lograr que fuera enviado de regreso a Panamá, alegando que debía ser repatriado en conformidad con la Convención Internacional sobre el tratamiento de los prisioneros de guerra de Ginebra.

Sin embargo, el miércoles el tribunal integrado por tres magistrados del Tribunal de Apelaciones Estadounidense número 11 de Atlanta decidió que la extradición podía llevarse a cabo. “Nosotros afirmamos y sostenemos que el párrafo 5 de la Ley de Comisiones Militares de 2006 (…) impide que Noriega invoque la Convención de Ginebra como una fuente de derechos en un procedimiento de habeas corpus y por lo tanto denegamos el pedido de habeas de Noriega”, señalaron los jueces en su veredicto. “También concluimos que la extradición no violaría esta Convención”, agrega el fallo.

“Noriega no logró hacer valer ninguna ley aplicable que impidiera su extradición a Francia en conformidad con el tratado de extradición (de Estados Unidos)” con París, agregaron los magistrados.

El año pasado, un juez federal norteamericano había bloqueado la extradición de Noriega a Francia, afirmando que el ex general panameño no había agotado todas las apelaciones posibles. El juez Paul Huck afirmó el 31 de enero de 2008 en Miami que el ex dictador panameño tenía derecho a presentar su caso ante un tribunal de apelaciones e incluso quizás ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Un tribunal francés sentenció a Noriega a diez años de cárcel en 1999, después de su condena en rebeldía por varios cargos, pero las autoridades dijeron que sería sometido a un nuevo juicio ante las acusaciones de que había ingresado 3,15 millones de dólares de ganancias por el tráfico de cocaína en cuentas bancarias francesas en los años 1980. Los magistrados de Atlanta agregaron que “Noriega tendrá la oportunidad de cuestionar esta condena (francesa) y pedir un nuevo proceso cuando sea entregado a Francia”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Samuel Lewis, declaró el año pasado que insistiría en que Noriega fuera enviado de regreso a su patria, donde fue condenado en rebeldía por asesinato y corrupción. Sin embargo, el gobierno panameño todavía no ha iniciado un procedimiento de extradición.

En otras oportunidades, los abogados de Noriega dijeron que tratarían de llevar la cuestión de la extradición hasta el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Y Julio Berrio, uno de sus representantes legales en Panamá, sostuvo que los abogados del ex hombre fuerte panameño en Estados Unidos apelarían el veredicto de Atlanta.

You must be logged in to post a comment Login