Molestos por espera en hospitales

Una reciente encuesta hecha en Chile, informa que lo que más irrita a los chilenos es tener que esperar hora en hospitales, la sobreventa de boletos aéreos y los baches.

El diario Mercurio y la organización Opina S.A. unieron sus esfuerzos en un sondeo sobre temas del consumidor, buscando conocer como andan las cosas por acá.

Entrevistaron para eso a 400 personas mayores de edad y residentes en las 32 comunas que forman el Gran Santiago; y les pidieron que calificaran los 25 problemas “más exasperantes” de la vida diaria.

La encuesta incluía la calificación de servicios básicos como teléfono, agua, luz, gas, tvcable, instituciones de salud y previsión, casas comerciales, bancos, supermercados, atención municipal, restaurantes y aerolíneas.

El Mercurio tiene una sección llamada Línea Directa, en la que los usuarios reclaman ayuda para problemas que no han podido resolver; y según el diario la mayoría de las quejas se concentra en las empresas telefónicas por interrupción de servicios, facturación, y equipos con fallas.

En los bancos, por imposibilidad de cerrar cuentas, cajeros de los que no sale todo el dinero solicitado pero sí lo cobran, y otros cargos erróneos y que cuesta un mundo que los eliminen.

La encuesta precisó que casi el 86 por ciento de las personas que tuvieron problemas en algún servicio, presentaron reclamos formales o informales ante las empresas correspondientes.

Y entre los 25 problemas que “sacan roncha”, mencionaron en primer lugar por su gravedad y por las consecuencias que puede acarrear, la tardanza en la atención de especialistas en hospitales públicos.

Le siguieron la sobreventa de pasajes; y lo que es peor aún, que bajen al pasajero del avión por ese motivo; la falta de mantención de calles y veredas; el no respeto en restaurantes de la zona de no fumadores; los apagones o cortes de agua, luz, gas, y teléfono sin causa aparente o sin aviso previo.

Irritan también en grande, los trámites y tiempo perdido para cambiar en los supermercados un producto vencido.

Que las tiendas no cambien los artículos malos, sino que los manden a reparar aunque sean nuevecitos; y que no respeten o se hagan tontos con las garantías de los productos que venden.

Las trabas y malas caras que hay que aguantar antes de poder cerrar cuentas bancarias y tarjetas, pese a solicitarlo con insistencia; y la terquedad de los bancos de aprovechar ese tiempo para seguir cobrando los cargos por atención de cuentas.

Que los cajeros automáticos no den todo el dinero que se solicita y sí lo cobren; que se anuncie rebaja de precios sin que sea efectivo; que las aerolíneas no se preocupen por el equipaje perdido; y ser cliente cautivo de los bancos con cobros por servicios que no fueron solicitados.

A los chilenos les molesta también, el exceso de llamadas a teléfonos particulares y a cualquier hora para ofrecer productos, promover candidatos, o pedir votos; y los altos precios que ahora con la crisis han alcanzado clínicas y hospitales privados.

Y en grado alto, que los municipios no fiscalicen el funcionamiento de los locales nocturnos de sus comunas.

Como ustedes saben soy mexicana y no chilena, pero muchas de las cosas que dijeron los entrevistados son exactamente las que a muchos de mis familiares y amigos que viven en México, les molestan más; lo que indica que no importa el país, todos tenemos coincidencias en casi todos los asuntos que irritan.

You must be logged in to post a comment Login