Visita de Obama a México atrae atención sin precedentes

El presidente Barack Obama realizará la próxima semana su primer viaje a México, en medio de atención sin precedentes en Estados Unidos sobre el problema de la violencia en el vecino país.

Antes de Obama viajaron a México la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y de Seguridad Interna, Janet Napolitano, así como el procurador general Eric Holder, quienes admitieron que la demanda de drogas en Estados Unidos y el flujo de armas alimenta la violencia en ese país.

Ante esa situación los tres funcionarios estadounidenses ofrecieron un esfuerzo conjunto contra los cárteles de las drogas.

Las declaraciones de Clinton sobre la “insaciable” demanda de drogas en Estados Unidos, ha mostrado que ambos países reconocen las “responsabilidades compartidas”, dijo el director del programa de las Américas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Peter DeShazo.

Agregó que México es un socio importante para Estados Unidos por su condición de vecino y de socio comercial clave bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que incluye también a Canadá.

Estados Unidos ha reconocido que el gobierno del presidente Felipe Calderón ha mostrado una “fuerte determinación” para enfrentar los efectos de la narcoviolencia, dijo el analista.

Consideró que entre los desafíos del gobierno mexicano está el fortalecimiento institucional de México, incluyendo a sus fuerzas policíacas, como una meta a largo plazo.

Por su parte, director del Instituto México del Centro Woodrow Wilson, Andrew Selee, comentó que Obama visitará México -el 16 y 17 de abril- con la confianza de contar con un “fuerte apoyo” bipartidista a sus esfuerzos de concertar estrategias conjuntas con el gobierno mexicano.

“Hay un gran respeto a las acciones del gobierno mexicano, aunque eso no quiere decir que no haya diferencias estratégicas” sobre el fortalecimiento de las instituciones y la lucha contra el consumo de drogas en Estados Unidos, manifestó.

Señaló que otras diferencias son la observancia de los derechos humanos, la injerencia en el territorio mexicano y la confianza en los interlocutores en el intercambio de inteligencia para evitar que la información caiga en manos de los narcotraficantes.

Sobre las tensiones creadas por un informe militar estadounidense que cuestionaba la capacidad de México en la lucha antidrogas, Selee anotó que ahora “se han calmado las aguas de una manera impresionante.Un coro unánime respalda al gobierno mexicano”.

“Tienes a dos gobiernos que están poniendo mucho capital político a que esto salga bien”, manifestó.

Indicó que Obama, quien tras su viaje a México partirá a Trinidad y Tobago para participar en la Cumbre de las Américas, busca que a Estados Unidos se le vea como un buen socio que se lleva bien con su vecino y que asume el problema de las drogas como un asunto de salud pública.

“Todo eso asegura una cooperación más intensa, aunque eso no quiere decir que no haya tropiezos en la aplicación de estrategias”, agregó.

Eso es una muestra de la “atención especial” que Estados Unidos está prestando específicamente a algunos países de la región, que además de México incluyen a Brasil, por su liderazgo en la región, y a Cuba, aunque con este último país es para reparar una relación, sostuvo Selee.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login