La posibilidad de una verdadera independencia en El Salvador

Los defensores del actual orden mundial establecen los parámetros en torno a los cuales la libertad y la democracia existen, y existen mientras legitimen el modelo realmente establecido.

Pero todo este modelo de democracia y libertad colapsa, cuando los intereses y la impunidad de la clase dominante se ve amenazada. Así la alternancia en la conducción del Estado está supeditada a la garantía de una mejor administración de sus ganancias y fechorías.

En El Salvador la derecha más rancia tiene secuestrado el Estado, donde la impunidad ha sido una prebenda irrefutable de cada administración, la corrupción el módico aporte del Estado a los intereses privados de funcionarios, la negligencia de los servicios públicos un grato estímulo al fortalecimiento de los servicios privados y donde la delincuencia del inframundo fortalece la seguridad privada.

La derecha salvadoreña (cúpula militar, oligarquía, empresarios), agrupada en Arena, ha perdido su madriguera principal: el Ejecutivo.

Los administradores del banco de la impunidad y la malversación de fondos públicos saben que el cumplimiento de nuestras leyes y nuestra constitución no contempla el enriquecimiento ilícito de cuello blanco, mucho menos enriquecerse a costa del sufrimiento del pueblo.

La derecha y sectores que se han beneficiado con ARENA en el poder, saben que el gobierno del FMLN gobernará con la constitución en la mano, y precisamente es el cumplimiento de ésta a la que temen.

En este marco de posibilidades, la victoria nacional del pueblo salvadoreño el domingo 15 de marzo, abre las puertas a una verdadera independencia conquistada en las urnas, y que el pueblo tendrá que defender con su gobierno.

El nuevo gobierno sabe que la derrota de ARENA, es una derrota parcial que se debe fundamentalmente a los siguientes factores.

1. ARENA faltó al cumplimiento de sus promesas de campaña a favor del pueblo, desde su primer gobierno.

2. Aunque no forma parte de la naturaleza del partido ARENA priorizar en los intereses del pueblo y la nación, jamás mostró al pueblo cómo se garantiza la estabilidad económica y social. ARENA delimitó su propia derrota.

Esto sumió al partido en el gobierno en un campo de gravedad imposible de vencer. En este sentido al nuevo gobierno se le presentan los siguientes retos.

1. Si bien es cierto que el nuevo gobierno hereda un país en bancarrota, también asume el compromiso de la reconstrucción del tejido social y económico del país, como prioridad número uno.
No cabe duda que priorizar y gobernar con opción preferencial por los pobres, le ocasionará contradicción con los intereses privilegiados con ARENA en el poder, las cuales deberá tratar contagiándose con la sabiduría de pueblo.

2. El presidente electo Mauricio Funes deberá saber que no se puede vivir con Dios y con el Diablo a la vez.

3. El nuevo gobierno deberá impulsar una verdadera transformación del país en el periodo de garantía. Que son los cinco años que comienzan el 1 de junio.

Fuente: Periódico Abriendo Brecha, Santa Marta, Depto. Cabañas, El Salvador.

You must be logged in to post a comment Login