Afecta a Perú alto grado de discriminación a las mujeres

Lima.- La discriminación a las mujeres en Perú es un grave problema que lesiona a la sociedad, que hace poco por defender los intereses de quienes deben estar al mismo nivel que los hombres, reveló un estudio.

Perú ha recibido una pésima evaluación como uno de los países que más discrimina a la mujer, reveló un informe de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) que ha investigado el trato que se da al hombre y la mujer en la sociedad peruana.

La brecha entre los géneros es fuerte, ya que las mujeres ganan 50 o 60 por ciento menos de sueldo que los hombres y en algunos sectores como la minería o la pesca tienen restringido el acceso laboral.

El estudio de la PCUP “Mujer, una lucha contra la discriminación” señaló que aunque la condición de igualad frente a los hombres está amparada por la Constitución e implica la promoción y protección de ésta, en Perú eso es una utopía, ya que está vigente la marginación.

En el ámbito laboral, la mujer ha sido marginada o rechazada por el simple hecho de ser mujer y se han dado denuncias de algunas integrantes de las Fuerzas Armadas Peruanas que fueron echadas de sus trabajos por haber quedado embarazadas.

La discriminación se da además por la enfermedad, machismo de algunos jefes de empresas que consideran que la mujer no puede realizar al mismo nivel el trabajo que realizan los hombres, como en las minas, donde las labores son rudas.

En la industria de la construcción peruana la mujer ni siquiera es considerada como ayudante de albañilería.

“Los empleadores prefieren contratar a hombres, ya que la mujer a veces tiene que dejar su trabajo por salir embarazada, lo cual es considerado por los empleadores como una pérdida, porque tienen que pagarles beneficios sociales”, indicó el informe.

El embarazo de la mujer significa para la empresa o empleador que tiene que pagar 45 días sin trabajar antes del parto y una cantidad similar después de que ocurre éste.

Entre las alternativas de solución al problema de la discriminación laboral femenina en Perú, la PUCP planteó que el Estado sea drástico en hacer cumplir la promoción del derecho de igualdad de oportunidades.

El artículo dos de la Constitución establece que debe existir “igualdad ante la ley sin discriminación por raza, religión, opinión o idioma, donde el varón y la mujer tienen iguales oportunidades y responsabilidades”.

El organismo no gubernamental “Flora Tristán”, que promueve la educación y brinda la información necesaria para casos de abuso sexual o maltrato familiar, lamentó que en pleno siglo XXI continúe la discriminación a la mujer.

Un estudio de la socióloga Fanni Muñoz sostuvo que la educación que dan los padres a sus hijos varones influye en el “machismo”, ya que ven como “normal” que la mujer sea discriminada en una sociedad donde impera la ley del más fuerte.

A las mujeres siempre se les muestra jugando a las muñecas y a los hombres con un balón y desde ese momento se empieza a transmitir la idea machista de que la mujer es débil y de que el hombre puede salir airoso de actividades consideradas rudas.

Aunque el Estado debería evitar el “sexismo” en las escuelas de educación primaria y secundaria, eso no ocurre así y este panorama se traslada a las empresas privadas, donde no son respetados los derechos de las mujeres.

Sólo a raíz de una serie de quejas, el Estado peruano oficializó recientemente una norma que prohíbe discriminar a las trabajadoras del hogar, a quienes muchos patrones obligaban a utilizar uniformes azules o blancos, para “distinguirlas” del resto de la familia.

Las empleadas domésticas no usarán de manera obligatoria uniformes o mandiles en espacios públicos como parques, playas o restaurantes, porque el patrón que ordene hacerlo se hará acreedor a sanciones por incurrir en discriminación.

La región amazónica de Junín dio recientemente un salto al anunciar una intensa lucha contra la discriminación de la mujer y el gobierno regional anunció que destinará dinero para ejecutar div

You must be logged in to post a comment Login