Comunidad californiana vive duelo por asesinato de niña hispana

San Diego.- El asesinato de una niña hispana, hija de inmigrantes mexicanos, sacudió a la comunidad californiana de Tracy, en particular porque la principal sospechosa es una maestra de escuela religiosa dominical y vecina de la víctima.

En una comunidad de menos de 80 mil habitantes, donde la mayoría de los vecinos se conocen, la noticia de que una de las suyas asesinó a otra y lo ocultó, es un impacto que persistirá por un tiempo, dijo el detective de homicidios Tony Sheneman.

El sargento investigador resaltó que la víctima es una niña de ocho años de edad, Sandra Cantú, hija de inmigrantes mexicanos, quien vivía con su madre en una zona para casas móviles.

La sospechosa del homicidio, Melissa Huckaby, de 28 años, era vecina de la víctima, tiene una hija de cinco años de edad con quien Sandra iba a jugar, y vive con su abuelo, un pastor religioso de Tracy, explicó Sheneman.

Huckaby se encuentra en la cárcel del condado de San Joaquín, en observación para prevenir que se suicide.

El escenario del crimen es el poblado de Tracy, una comunidad agrícola del Valle de San Joaquín, que entre sus escasas referencias, es el punto donde la carretera interestatal 5, que viene de Los Angeles, se bifurca hacia Sacramento o San Francisco.

Cadenas de televisión como la ABC presentaron este domingo a los llorosos residentes de Tracy, con veladoras o flores que depositaron a la puerta de la casa móvil donde la pequeña asesinada vivía con su madre, María Chávez.

En el lugar se congregaron latinos, en especial mexicanos, pero también anglosajones como Amber Austin, una joven que, entre lágrimas y ante la cámara, como si tuviera enfrente a la sospechosa, increpó: “no tenías ningún derecho a quitarle la vida a una niña”.

Cantú dijo a su madre el 27 de marzo que iba a casa de su amiguita, la hija de la sospechosa, a jugar. Su paso quedó registrado por un sistema de circuito cerrado de un negocio al dirigirse a la casa de Huckaby, y luego desapareció.

Trabajadores agrícolas y cientos de estudiantes y padres de familia formaron brigadas con la policía para buscar a la menor en los siguientes días.

Por su parte, Huckaby comenzó a informar a reporteros, sin que nadie le preguntara, que una maleta había desaparecido de la entrada de su casa, y que la encargaba por si, en medio de la búsqueda de Sandra, alguien la localizaba.

El lunes 6 de abril, unos campesinos descubrieron la maleta en un sistema de irrigación artificial y avisaron a la policía.

El forense confirmó que dentro de la maleta estaba el cadáver de Sandra Cantú, vestida con la camiseta que llevaba cuando desapareció.

Un rato después de que la maleta fue recuperada, Huckaby acudió por su propia voluntad ante la policía en Tracy.

El detective Sheneman dijo que la interrogaron por seis horas, y al final la esposaron y comenzó a llorar.

Los detalles de lo que la sospechosa dijo a la policía serán presentados el martes, cuando sea llevada ante un juez.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login