Reconoce ex obispo Lugo paternidad de un niño de dos años

Asunción.- El presidente de Paraguay y ex obispo católico, Fernando Lugo, reconoció la paternidad de un niño de dos años que nació de una relación que mantuvo con la joven Viviana Carrillo, cuando aun era obispo Emérito de San Pedro.

“Aquí y ahora, ante mi pueblo, ante mi conciencia, y en homenaje a toda la gente que ha depositado su confianza en mi persona, manifiesto con la más absoluta honestidad, transparencia y sentido del deber, que (.) hubo una relación con Viviana Carrillo”, dijo. En rueda de prensa, el mandatario paraguayo añadió que “ante ello, asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho, reconociendo la paternidad del niño”.

Explicó que por “interés superior, a la privacidad del niño” y a su alta responsabilidad de mandatario, ya no declarará sobre el tema.

Lugo, actualmente reducido al estado laical, renunció al obispado en diciembre de 2006, pero la dispensa papal le fue conferida por Benedicto XVI recién en 2008, poco antes de asumir como presidente de Paraguay. La afirmación del ex obispo católico cayó como una verdadera “bomba” en el pequeño país sudamericano, donde un religioso en ejercicio sigue gozando de gran prestigio, respeto y es considerado una persona prácticamente impoluta.

Viviana Carrillo salió del anonimato el pasado miércoles, en plena Semana Santa, cuando a través de abogados presentó una demanda ante un juzgado del menor por la filiación de su hijo de dos años, fruto de la relación con el ahora mandatario paraguayo.

Pero Carrillo enseguida dio marcha atrás a su determinación, negó haber presentado la denuncia formal, aunque los abogados se abocaron a demostrar que la firma estampada en los papeles era verdadera, y desde entonces desapareció junto a la criatura.

El obispo Rogelio Livieres Plano, de la Diócesis de Ciudad del Este, miembro del conservador movimiento Opus Dei un fuerte detractor de Lugo desde el momento en que anunció su candidatura presidencial, señaló el lunes a Notimex que se “debe respetar la vida privada”. Livieres había dicho sobre la postulación de su ex colega que “era como un puñal para la Iglesia” y ahora afirmó que “no hay que mezclar lo privado con la actuación pública del presidente, que es lo que más nos tiene que interesar”.

El prelado comentó que “una información como ésta tampoco tiene que extrañarnos, porque más de la mitad del Paraguay, según el censo, es hijo natural y ésa situación sí nos debe interesar como Iglesia, para trabajar más en las familias”.

Respecto a la repercusión que tiene para la Iglesia la revelación de Lugo, Livieres dijo que “ésta cuestión ya no interesa, porque él ahora es laico, está fuera de la jerarquía, así de simple, aunque en algunos sectores se querrá seguir relacionándole con la Iglesia”.

Otro obispo paraguayo, monseñor Mario Melano Medina, de la Diócesis de San Juan Bautista, en el sureño departamento (provincia) de Misiones, también restó importancia al reconocimiento que hizo Lugo de su vínculo con una mujer y la existencia de un hijo.

“No sé qué decir, es una cuestión particular de él, y así se debe considerar, ahora es cierto que en la Iglesia Católica faltó a su compromiso, a sus votos sacerdotales”, expresó el pastor, quien es amigo y gran defensor del jefe de Estado.

Melano Medina también declaró que felicitaba a Lugo “porque es valiente, reconoce lo que hizo, es un acto de valentía y por más que sea más tarde, es mejor que nunca, ya dio una respuesta, ya está, la verdad nos hará libres”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login