Reportero colombiano Hollman Morris protagoniza premiado documental

PARÍS (AFP) – El reportero colombiano Hollmann Morris, protagonista de un premiado documental suizo de su compatriota Juan José Lozano, es el “testigo indeseable” que da título a la película que se estrena el miércoles en Francia.

Un título que también refleja su peligrosa misión, en un país sumido en un conflicto que se prolonga desde hace décadas, con guerrilleros, paramilitares, fuerzas de seguridad y bandas de narcotraficantes como protagonistas principales.

En medio de un viaje casi permanente por festivales, con etapas en Montreal, Washington, Nueva York y dos noches en Bogotá antes de seguir viaje a Europa, este reportero de 40 años conversa con AFP en París. Griposo y cansado, se toma su tiempo antes de cada respuesta.

La emoción aflora a los ojos en algún momento de la conversación. Cuando habla de su esposa y de sus hijos, que viven en Colombia.

-¿Cómo definiría la línea editorial de su programa televisivo ‘Contravía’ y de su propio trabajo, que le ha valido tanto premios como amenazas?

– Denunciamos la violencia de extrema izquierda armada de las guerrillas, del paramilitarismo, de la extrema derecha armada, del narcotráfico y lamentablemente también excesos de la fuerza pública. Un panorama terrible donde las únicas víctimas son civiles, gente que piensa diferente, homosexuales, líderes sociales, años de futuro perdidos en esta guerra y gente como yo y como muchos que nunca han conocido un día de paz y no quieren dejar a sus hijos un país en guerra.

– ¿Cómo describiría la situación colombiana?

– Bajo la presidencia de Álvaro Uribe, Colombia ha ganado en seguridad, se le han propinado golpes fuertes a la guerrilla; el secuestro, que es una de las grandes tragedias, cometido en su gran mayoría por la guerrilla, ese crimen de lesa humanidad ha disminuido; ha disminuido la toma y ataque a poblaciones. En cambio, hemos retrocedido en democracia.

En esta guerra contra las FARC se han detenido a más de 2.000 personas de forma arbitraria dos o tres años en todo el país. Ese único y exclusivo énfasis en la guerra también ha corrompido a las Fuerzas Armadas. Más de mil civiles han sido ejecutados por las fuerzas públicas extrajudicialmente por ganarse una medalla, unas vacaciones, una recompensa. Colombia es el segundo drama humanitario más grande del mundo después de Sudán, un país que hoy busca cuántos son sus desaparecidos. Los más optimistas piensan que son 20.000 en los últimos 30/40 años.

– Pero las autoridades colombianas pueden decir que cosechan éxitos.

– El Gobierno, insisto, ha lanzado una estrategia de combate sistemático contra las FARC como nunca antes en Colombia y eso hay que reconocerlo. Pero no podemos desconocer que en Colombia ha existido otra fuerza armada, igual o peor de brutal, que han sido los grupos de extrema derecha llamados paramilitares. Más de 40 congresistas de la coalición de gobierno, de los que llevaron a Uribe al poder, están hoy detenidos por sus vínculos con el paramilitarismo, con estos ejércitos que masacraron comunidades, que asesinaron a líderes que se robaron las tierras de miles de campesinos sin defensas, y me parece que contra ellos no ha habido un esfuerzo decidido como lo ha habido con el combate frontal contra las FARC.

– ¿Cuál es su opinión hoy sobre el presidente Álvaro Uribe?

– Tenemos un presidente que a todo el que piensa diferente a él lo vuelve aliado del terrorismo, periodistas, defensores de los derechos humanos, magistrados de la corte, líderes de oposición.

– En 2005, propuso entrevistar a Uribe, pero la iniciativa no prosperó. ¿Sigue queriéndolo entrevistar?

– Ahora le haría sólo una pregunta: señor presidente, ¿usted cree que en el contexto colombiano el acusar y señalar sistemáticamente como terroristas a defensores de derechos humanos, líderes sociales, periodistas, no tiene ninguna consecuencia sobre nuestras vidas?

– El documental refleja con particular emoción el desgarro entre su vida prof

You must be logged in to post a comment Login