Tailandia vuelve a la calma y persigue a líderes de revuelta

Pekín.– Las calles de Bangkok volvieron a la calma, mientras las autoridades tailandesas aumentan la presión contra los líderes de las protestas, en especial el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, cuyo pasaporte fue anulado.

Exiliado desde hace meses, Thaksin es desde el martes objeto de una orden de arresto por su implicación en las manifestantes para hacer caer el gobierno, cuyo balance de víctimas fue de dos muertos y 123 heridos.

La orden de arresto fue emitida por la justicia tailandesa por incitar a alterar el orden público, obstruir el tráfico y reunión ilegal, en relación a los llamados de Thaksin a sus partidarios para seguir las manifestaciones, iniciadas el pasado 26 de marzo, pese al estado de emergencia.

Las calles de la capital estaban tranquilas el miércoles, mientras el país celebra el nuevo año tailandés.

El estado de emergencia, declarado el domingo en Bangkok y sus cercanías por el primer ministro Abhisit Vejjajiva, fue mantenido y la policía y el ejército prosiguen con los controles en las principales arterias de la ciudad.

Las fuerzas de seguridad prometieron impunidad a los militantes de base de las “camisas rojas” –nombre con el que se conoce a los seguidores de Thaksin-, pero la justicia del país lanzó orden de arresto contra 12 colaboradores del ex primer ministro.

Tres líderes del movimiento ya fueron detenidos, mientras que la policía busca a otros 10 opositores, incluido Thaksin, cuyo paradero es desconocido.

Tailandia vive una grave crisis política desde que en 2006 Thaksin –muy popular en el campo- fuera derrocado mediante un golpe de Estado dirigido por los militares.

Desde entonces las manifestaciones a favor y en contra de este hombre de negocios de 59 años se han sucedido en este país, cuya crisis política amenaza con echar por tierra el sector del turismo, principal motor de la economía.

En noviembre de 2008, en plena temporada alta del turismo, miles de manifestantes bloquearon los aeropuertos de la capital durante nueve días para provocar la dimisión del anterior gobierno.

Según especialistas citados por la prensa tailandesa, los recientes incidentes podrían costarle al país unos tres mil millones de dólares.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login