Más impuestos y gasto orillarían a Texas a secesión, dice gobernador

Dallas.- El gobernador de Texas, Rick Perry, protestó el miércoles ante una multitud congregada en Austin contra las políticas de la nueva administración federal, y advirtió que la entidad puede separarse del resto de Estados Unidos si lo deseara.

“Texas es un lugar único. Cuando nos sumamos a la unión en 1845, uno de los asuntos fue que podíamos dejarla si decidíamos hacerlo”, dijo ante cientos de manifestantes congregados este miércoles frente al edificio del gobierno en la ciudad de Austin.

La protesta formó parte de las “tea party”, organizadas por republicanos y conservadores en todo el país contra la creación de nuevos impuestos y el incremento del gasto público, desde que el presidente Barack Obama asumió el poder.

Perry sostuvo que los funcionarios en Washington han abandonado los principios que fundaron a este país.

El gobierno federal, indicó, está estrangulando a los estadounidenses con impuestos y gasto público.

“Mi esperanza es que Estados Unidos y Washington en particular, pongan atención”, dijo Perry.

“Tenemos una gran unión y no existe absolutamente ninguna razón para disolverla. Pero si Washington continua ignorando al pueblo estadounidense, quien sabe que pueda resultar de eso”, advirtió el gobernador.

Durante su discurso, varios de los asistentes gritaron, “secesión, secesión”. Otros portaban carteles en los que denunciaban a Obama y a los principales líderes demócratas en el Congreso.

Texas es la única entidad estadounidense que fue una nación independiente, tras separarse de México en 1836, y permaneció en esa condición por más de una década, antes de sumarse al resto de la Unión Americana en 1845.

Al término de su participación, Perry fue cuestionado por algunos reporteros sobre si las manifestaciones contra el gobierno federal puedan ser parte de un creciente movimiento nacional.

“Nunca he visto el poder de las bases tan animado, enfocado y coordinado como ahora. Es un movimiento muy poderoso en la historia de Estados Unidos”, aseguró.

Las “tea party” (fiesta del té) recuerdan la protesta de colonos independentistas en Boston en 1773, en la que molestos por los impuestos decretados a la infusión por el Parlamento Británico, se decomisó té y se arrojó al mar.

En las últimas semanas, Perry, quien busca su reelección al cargo de gobernador, ha elevado su retórica contra el gobierno federal tras haber rechazado los 550 millones de dólares que le correspondían a Texas del paquete federal de estímulo a la economía.

Perry explicó al rechazar los recursos federales, que estos traerían consigo condiciones que obligarían a Texas a expandir sus sistema de ayuda social de forma que una vez agotados los fondos, la entidad tendría que continuar subsidiando a un sistema más grande.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login