Obama desea establecer un "diálogo directo" con América Latina y Caribe

PUERTO ESPAÑA (AFP) – El presidente estadounidense Barack Obama mostró el sábado su deseo de mantener un “diálogo directo” basado en el respeto mutuo con sus homólogos del sur, tras un encuentro celebrado al margen de la cumbre de Trinidad calificado de “muy útil” y “cordial” por los líderes latinoamericanos.

Durante una hora y media, Obama se reunió con los líderes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), entre los que se encontraban algunos de sus más duros detractores, comenzando por el venezolano Hugo Chávez o el boliviano Evo Morales.

Según todos los asistentes, el clima de este primer encuentro cara a cara fue “excelente”, “positivo” y “franco”.

“Todos pudimos hablar y él nos respondió uno a uno”, explicó el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

Chávez, quien hace algunas semanas llamó a Obama “pobre ignorante”, le regaló un ejemplar del libro “Las venas abiertas de América Latina”, del uruguayo Eduardo Galeano, dedicado personalmente: “Para Obama con afecto”, según contó el propio mandatario venezolano.

Obama, quien la víspera subrayó que en las relaciones interamericanas no debe haber “socios mayores o socios pequeños”, manifestó su deseo de “mantener un diálogo directo con sus homólogos del sur, según el canciller brasileño, Celso Amorim.

“La visión de Estados Unidos hacia América Latina está cambiando. Que Estados Unidos acepte un diálogo con Unasur es una cosa nueva, una señal de respeto grande”, aseguró el ministro.

Este ambiente cordial que reinó en las primeras reuniones de la Quinta Cumbre de las Américas abre la posibilidad de que el veto que algunos países latinoamericanos prometieron expresar a la declaración final el domingo finalmente desaparezca.

El borrador del texto se sigue discutiendo entre bastidores. Si hubiera un grupo de países que se niega a firmar la declaración, una situación inédita en la historia de estas cumbres, ésta podría firmarse sin consenso o no firmarse, lo cual enturbiaría el balance de esta cita continental.

“Vamos a aguardar al final de la cumbre pero creo que si el clima que prevalece es el mismo que se vio en la reunión entre Obama y la Unasur el resultado será muy positivo”, explicó a los periodistas Amorim.

La cuestión del embargo a Cuba, que no está presente en la declaración final, es el principal tema que bloquea el documento.

“Obama tiene la obligación de reparar un daño político y económico a Cuba”, insistió este sábado el mandatario boliviano Evo Morales, quien reiteró que no firmará la declaración en el estado actual.

Sin embargo, desde su llegada a Trinidad, Obama dio signos de apertura y aseguró que su gobierno está listo para un “nuevo comienzo” con Cuba y para entablar un diálogo amplio con sus dirigentes, después de 47 años de incomunicación.

A los líderes de Unasur, Obama reiteró este sábado su buena voluntad.

“Nosotros le dijimos que hay necesidad de integrar a Cuba en estas cumbres. El quedó en estudiar los planteamientos y habló de nuevo su disposición de hablar con el gobierno cubano”, explicó Tabaré Vázquez.

Según Amorim, un avance en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos es el gesto que todos los países latinoamericanos y caribeños esperan.

“Ahora, en lugar de ver cuáles serán los próximos pasos, tiene que haber un diálogo directo. No nos compete a nosotros decir cómo debe ser ese diálogo pero creo que existe la apertura necesaria para que se lleve a cabo y yo percibo que las cosas van a cambiar en esa dirección”, estimó Amorim.

El presidente cubano, Raúl Castro, también había mostrado su disposición para conversar con Obama con una agenda abierta y amplia.

Durante el sábado, los líderes latinoamericanos y caribeños celebrarán tres plenarias concentradas en cuestiones como la prosperidad, la energía limpia y sostenible y la democracia para las 800 millones de personas que representan.

You must be logged in to post a comment Login