Una maratón poética llena de sorpresas agradables

En medio de sorpresas agradables para el buen gusto literario finalizó la Maratón de la Poesía en su versión número 17, que organizaron los dirigentes del Teatro de La Luna en Washington, D.C.

La maratón, cuyo tema fue “La pluma y la palabra”, dio inicio en la Biblioteca del Congreso el viernes para continuar durante seis horas el sábado, donde se dieron algunas sorpresas como la presentación de Betzaida Vázquez, una declamadora puertorriqueña que llegó junto a su esposo y su pequeña hija.

Durante la declamación del poema “Majestad negra”, de Luis Palés Matos, Vázquez le puso tanta mente y corazón que pareció traer a la realidad a la “Tembandumba de la Quinbamba”, que no es otra cosa que rumba, macumba, candombe y bámbula al mejor estilo negro antillano, que engalanan el excelente poema.

“Cabe destacar que Palés Matos no era negro, pero se inspiró en este poema como algo propio”, destacó Vázquez, quien trató de vivir los “meneos cachondos que el congo cuaja” y “culipandear” como lo hace Tembandumba de la Quimbamba.

Otra de las sorpresas fue la lectura del poema “La caída de las hojas” del guatemalteco Héctor Vallejo, dedicado a su madre, quien murió hace poco más de un mes y donde con palabras escogidas rindió memoria a su progenitora.

No menos sorpresiva fue la presentación del libro “El cuerpo y la letra” del escritor argentino Luis Alberto Ambroggio por parte de Mario Marcel, director del Teatro de La Luna, quien hizo una magistral presentación de la obra literaria en medio del humorismo que lo caracteriza.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login