Acuerda G-8 reducir pobreza y hambre en el mundo

Roma.- Los ministros de Agricultura del Grupo de los Ocho (G-8) países más desarrollados acordaron usar todos los medios posibles para reducir los efectos negativos de la crisis financiera, como el aumento de la pobreza y el hambre en el mundo.

En la declaración final de la cumbre de ministros de Agricultura del G-8 y naciones emergentes también se convino poner a la agricultura y a la seguridad alimentaria en el centro de la agenda internacional.

La reunión de tres días y que concluyó este día en Cison di Valmarino, Treviso (norte) urgió a reforzar una producción alimentaria sostenible y aumentar las inversiones en agricultura e investigación científica.

Destacó que la lucha contra la especulación y por la defensa de las identidades productivas, con respeto al libre mercado y la centralidad de la producción agrícola en la agenda política, son objetivos prioritarios.

En la cumbre participaron los ministros de Agricultura del Grupo de los Ocho (G-8) países más desarrollados (Estados Unidos, Italia, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Japón y Rusia), además de representantes de México, Brasil, Argentina, China, India, Australia y Egipto.

En la declaración final subrayaron la necesidad de aumentar inversiones públicas y privadas en el desarrollo rural y la protección del medio ambiente.

En el primer punto de la declaración final se llamó a poner a la agricultura y a la seguridad alimentaria en el centro de la agenda internacional. También reconocieron que el mundo está “muy lejos” de alcanzar los Objetivos del Milenio (ODM), que estableció en 2000 como meta a alcanzar en 2015 reducir a la mitad el número de hambrientos en el planeta.

“Garantizar el acceso a una cantidad adecuada de agua y alimentos es esencial para el desarrollo sostenible”, dijo el texto. Estableció el compromiso de alcanzar una conclusión de la ronda de Doha “balanceada, comprensiva y ambiciosa” y subrayó “el deber de apoyar los beneficios de la globalización y de los mercados abiertos” y de rechazar el proteccionismo.

Los participantes acordaron usar todos los instrumentos “para aliviar las consecuencias negativas de la actual crisis financiera”.

Asimismo, se comprometieron a evitar la competencia desleal y las distorsiones del comercio agrícola.

“Nos comprometemos a una mayor colaboración con los otros países en materia de tecnologías, procesos e ideas para aumentar la capacidad de las instituciones nacionales, regionales y de gobiernos y para promover la seguridad alimentaria”, señaló el documento.

Dijo que los agricultores deben ser los protagonistas y la agricultura tiene que responder a las necesidades de los ciudadanos en materia de seguridad y salubridad alimentaria. El texto también llamó a apoyar el rol de los mercados como medio para mejorar la seguridad alimentaria.

“Nos comprometemos a la realización plena de la reforma del sistema internacional de seguridad alimentaria”, indicó la declaración final, que será presentada a los jefes de Estado y de Gobierno del G-8 que se reunirán en la isla italiana de La Magdalena en julio próximo.

El ministro italiano de Agricultura, Luca Zaia destacó que la cumbre finalizada este lunes estableció el “principio negativo de la especulación de los precios, que daña a los mercados y causa hambre entre pueblos y productores”.

“También encontramos consenso sobre el hecho de hablar de mercados libres, pero con reglas y sin competencia desleal”, añadió.

En la cumbre la delegación mexicana estuvo encabezada por el subsecretario de Agricultura, Francisco López Tostado, confirmó la embajada mexicana en Roma.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login