Carlos Pascual es un diplomático experto en seguridad internacional

Por José López Zamorano

Washington.- Carlos Pascual, seleccionado por el presidente Barack Obama como embajador en México, es a pesar de su juventud un veterano y respetado diplomático convertido en académico especializado en seguridad internacional y desarrollo económico.

De 48 años y nacido en Cuba, Pascual recibió este lunes el beneplácito de México y podría ser ratificado por el Senado de Estados Unidos en las próximas semanas. En la actualidad, es vicepresidente de la Institución Brookings, uno de los principales centros liberales de investigación con sede en Washington, donde dirige el Programa de Estudios de Política Exterior. Integrante del servicio exterior de Estados Unidos durante 23 años, Pascual es un ex embajador en Ucrania, ex funcionario del Consejo de Seguridad Nacional y experto en estabilización post-conflicto, política de seguridad internacional y desarrollo económico.

Antes de sumarse a Brookings en 2006, Pascual fungió como Coordinador para la Reconstrucción y Estabilización del Departamento de Estado, desde donde condujo el esfuerzo de Estados Unidos para estabilizar países en transición después de un conflicto civil. Cynthia Aronson, directora del programa de América Latina del Centro Woodrow Wilson de Washington, rechazó sin embargo que los antecedentes de Pascual lo ubiquen como un experto en “estados fallidos”.

“Esa es una óptica completamente errónea”, señaló la académica estadunidense. “Es un diplomático bien respetado y aclimatado”, señaló a pregunta de Notimex Aronson, quien indicó que Pascual tiene la ventaja de estar bien conectado con círculos del Partido Demócrata. Para Andrew Seely, director del Instituto México del Woodrow, Pascual se ubica en la categoría de embajadores en México que son respetados diplomáticos de carrera, más que la de representantes políticos designados por su cercanía con el presidente estadunidense.

Como académico, Pascual envío en enero pasado un memorando al presidente Obama en el que señala que el siglo XXI estará definido por amenazas que sin fronteras, como la crisis financiera global, la proliferación nuclear, la pobreza, el terrorismo y cambio climático. “Ninguna nación, incluidos los Estados Unidos, puede enfrentar estas amenazas por sí solo. Para proteger a la seguridad nacional de Estados Unidos en el mundo interconectado de hoy, usted y su equipo deben revitalizar el liderazgo de Estados Unidos”, escribió a Obama.

Una de las propuestas de Pascual fue ampliar el Grupo de los Ocho (G-8) para crear un nuevo Grupo de los 13 (G-13) que incluya a México, Brasil, India, China y Sudáfrica. Egresado de la Universidad de Stanford en 1980 y de un postgrado de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard en 1982, Pascual se concentró en la diplomacia estadunidense y en el servicio público antes de pasar al sector de la academia.

Además de ser embajador en Ucrania, Pascual sirvió como coordinador de la Oficina de Asistencia a Europa y Eurasia. También colaboró como asistente especial del presidente Bill Clinton para Rusia, Ucrania y Eurasia entre julio de 1998 y enero del 2000. Bajo su trabajo en Brookings, Pascual lanzó su Proyecto de Política sobre Irak para ofrecer alternativas de política al gobierno estadunidense.

Aunque ha declinado hablar de las versiones sobre su designación como embajador en México, Pascual declaró a US News & World Report su gusto por las “margaritas”. “La margarita es una gran bebida y una gran contribución a la experiencia culinaria internacional”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login