Observadores confían en cambios reales bajo el nuevo gobierno salvadoreño

Observadores estadounidenses, activistas salvadoreños y dirigentes de
organizaciones comunitarias residentes en la región metropolitana de
Washington confían que habrá cambios de fondo en El Salvador a partir del 1 de junio, cuando asuma Mauricio Funes como presidente de la república.

Así lo confirmaron un grupo de observadores que asistieron a las elecciones presidenciales en ese país el pasado 15 de marzo, en un foro comunitario celebrado el lunes en esta capital.

El grupo que participó en el foro estuvo integrado por el concejal de Montgomery, George Leventhal; la delegada de la Asamblea Legislativa de Maryland, Ana Sol Gutiérrez; el reverendo Whit Hutchison de la Iglesia Metodista; el director de Casa de Maryland Gustavo Torres, y los activistas Humberto Garcés y Sonia Umanzor.

“Esta es una gran oportunidad para nosotros los norteamericanos de colaborar con el gobierno salvadoreño en beneficio de toda la población salvadoreña, en particular aquellos que por generaciones han sido marginados y que ahora esperan los cambios por los que votaron en las elecciones de marzo”, enfatizó Hutchison.

También el concejal Leventhal le da un voto de confianza al nuevo Gobierno que encabezará Funes, y destacó al mismo tiempo el civismo del pueblo salvadoreño el día de los comicios.

“En lugar de armas y violencia hubo danzas y canciones que identificaban a los dos partidos en contienda. Veinticinco años atrás no hubiera sido lo mismo, y me sorprendió que las elecciones se llevaron a cabo en paz”, apuntó.

Algunos observadores como Gustavo Torres denunciaron las “claras evidencias de fraude” en las elecciones por parte del partido en el gobierno saliente, pero que con su participación “lo ayudaron a prevenir o aminorar”.

Torres y los otros observadores sugirieron una depuración del Tribunal Supremo Electoral y otras entidades relacionadas directamente con el proceso eleccionario.

Por su parte Garcés remarcó la “impresionante unidad” alrededor del entonces candidato Mauricio Funes y ahora presidente electo.

“La gente que siempre luchó por la igualdad, justicia y un alto a la marginación habló ese día a través de los votos”, dijo Garcés.

La delegada Sol Gutiérrez mostró su preocupación por lo que pueda hacer el partido perdedor a través de las instituciones que ellos todavía van a manejar, para que “las cosas no trabajen” y no se den los cambios que quisiera el nuevo gobierno y el pueblo salvadoreño desde el primer día.

“Tenemos que ver qué es lo que podemos hacer desde aquí para que se lleven a cabo los cambios que se necesitan”, apuntó Sol Gutiérrez ante unas cien personas que asistieron al evento, entre las que se encontraban Marta Funes y su hija Violeta Ruiz “quien se salvó” de los cuerpos represivos durante el conflicto.

“Tuve que esperar 56 años para ver el triunfo del pueblo salvadoreño y espero que se den los cambios que esperé por tanto tiempo”, dijo Marta mientras lloraba emocionada, como lo hizo el 15 de marzo al conocer “el triunfo del pueblo contra la clase dominante”, puntualizó.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login