Enfrentan salvadoreños desabastecimiento de agua potable

Por Arely Muñoz.

San Salvador.- El Salvador experimenta masivas protestas de la población ante la falta de agua potable a pesar que las autoridades aseguran que el 80 por ciento de sus habitantes tiene acceso al vital líquido.

Los ecologistas señalan que las manifestaciones realizadas en esta semana se han dado siempre de manera histórica, ya que nunca los gobiernos han tenido voluntad política para llevar el agua potable a la gente de menos ingresos, pero sí a las residencias de los ricos.

Miles de salvadoreños que habitan zonas populosas urbanas en esta capital y otras ciudades del país bloquearon a diario el tráfico vehicular ocasionando un caos en las principales arterias como medida para exigir el abastecimiento del agua que por años, meses y semanas no les llega.

El responsable del tema del agua de la Unidad Nacional Ecológica Salvadoreña (UNES), Carlos Flores, señaló a Notimex que el desabastecimiento del agua es una “situación del diario vivir” en el país centroamericano.

Para el ecologista, si bien los mantos acuíferos se agotan y la producción del agua es escasa, la Asociación Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) no distribuye el líquido de manera equitativa.

Según Flores, las llaves las cierran para los lugares populosos, pero las abren para las pocas colonias donde vive gente de recursos para que rieguen sus jardines, llene las piscinas y bañeras, así como en zonas industriales.

El experto ejemplificó con Soyapango, una zona al este de la capital, donde residen cientos de miles de personas que trabajan como operadores de maquilas y obreros en el área metropolitana del Gran Salvador, donde el agua no llega a la población, “pero a las empresas industriales sí”.

A pesar que las autoridades de la Anda aseguran que el 80 por ciento de la población tiene acceso al abastecimiento del agua, esto “no se produce. El Salvador está en crisis hídrica”, sostuvo el delegado de la organización no gubernamental.

Denunció que el principal manto acuífero que abastecía de agua a la metrópolis, el de la Finca El Espino, se ha secado prácticamente por la urbanización a la que fue sometida y ahora sólo aporta menos del 15 por ciento de la necesidad total.

Flores explicó que el impacto para las familias es grande, porque además de comprar el agua en otros lugares tienen que pagar el recibo de la Anda que siempre las llega a tiempo y con altos incrementos.

Explicó que una familia de una zona urbana está gastando entre 30 y 40 dólares al mes por la compra de agua.

“Si compra seis barriles a dos dólares cada uno por semana podría ser 40 dólares que gastan al mes para una familia (de escasos recursos) que percibe ingresos de alrededor de 200 dólares”, apuntó el experto de la UNES.

“Adicionalmente tiene que pagar el recibo del agua. Es un golpe bastante duro, esto sin contar la calidad de vida. Muchas veces la mujer, antes o después de las horas laborales tiene que acarrear el agua desde muy lejos”, agregó.

La Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples del Ministerio de Economía señala que cerca del 80 por ciento de la población es abastecida de agua potable, sin embargo para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el porcentaje es del 64 por ciento.

La UNES hizo una encuesta en 2007 sobre el acceso al agua, donde el 60 por ciento de los salvadoreños califica con buena calidad el agua recibida, pero al mismo tiempo, un 80 por ciento dijo que algún miembro de su familia tuvo enfermedades gastrointestinales.

El 70 por ciento de los mismos encuestados atribuyó las causas de los males estomacales al agua que tomaban.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login