OEA asume “mandatos” de Cumbre de las Américas

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, se mostró dispuesto a trabajar de inmediato en la puesta en marcha de los “mandatos” que para la Organización emitió la reciente Quinta Cumbre de las Américas en Puerto España, Trinidad y Tobago, un evento que, de acuerdo a su definición, fue “un éxito mucho mayor de lo esperado”.

Insulza presentó ante el Consejo Permanente de la OEA las conclusiones de la reunión de los 34 Jefes de Estado y de Gobierno democráticamente elegidos del hemisferio, que se celebró el pasado fin de semana. En su informe Insulza hizo especial hincapié en el “clima cordial” que presidió la reunión, y destacó que “hubo una buena discusión y planteamientos interesantes”.

Destacando la calidad de la agenda consensuada por los mandatarios presentes en la V Cumbre, que coincidieron en los grandes temas que preocupan al continente, el Secretario General Insulza concluyó que tras la cita de Trinidad y Tobago, “tenemos una agenda clara: la crisis, el desempleo, la desigualdad y la pobreza, el comercio, la energía, el calentamiento global, el crimen y la violencia y, aunque no fue tratado, la migración”.

Insulza especificó además que para ir avanzando en esos asuntos, el hemisferio tiene “el comienzo de un itinerario”, que pasa por encuentros como la reunión de Ministros de Finanzas en Chile el 3 de julio, el encuentro en Perú a mediados de junio sobre cooperación energética y la reunión de Ministros de Seguridad del hemisferio en Uruguay en la primera semana de agosto.

En particular, el Secretario General resaltó que la cumbre deja para la OEA “una serie de temas abiertos para tratar como mandatos”, especialmente todo lo que contiene la Declaración de Puerto España, que contó con el consenso de todos los Jefes de Estado y de Gobierno presentes, y la Declaración de la Presidencia, emitida por el Primer Ministro de Trinidad y Tobago, Patrick Manning.

Entre los objetivos emanados del encuentro, Insulza destacó la posibilidad de convocar una Conferencia sobre el Desarrollo, de llamar a una reunión de consultas para que el continente presente una postura conjunta en la reunión sobre el cambio climático de Copenhague en diciembre, de tratar la exclusión de Cuba del Sistema Interamericano, de estudiar la viabilidad de los programas de desarrollo para Haití, y de seguir ejerciendo el liderazgo en el Grupo de Trabajo Conjunto de la Cumbre, encargado del seguimiento de las decisiones de la reunión.

El Secretario General de la OEA destacó el “gran trabajo” realizado por las autoridades de Trinidad y Tobago para organizar la Cumbre de las Américas, y resaltó especialmente la buena labor desempeñada por el Primer Ministro anfitrión, Patrick Manning, en dirigir las reuniones.

Insulza relató que los mayores avances de la Cumbre se llevaron a cabo en las cuatro sesiones de trabajo celebradas el sábado, incluyendo el almuerzo, en las que se habló de la crisis económica, del cambio climático, de la cooperación energética, asi como de la criminalidad, la gobernabilidad y el seguimiento de las cumbres.

El informe del Secretario General fue calificado de “preciso” y “fiel a la realidad” por todos los representantes de las misiones permanentes ante la OEA que tomaron la palabra durante el Consejo Permanente.

Todos ellos, empezando por el Presidente del Consejo y Representante Permanente de Canadá, Embajador Graeme Clark, se sumaron a las felicitaciones al gobierno de Trinidad y Tobago por la organización de la Cumbre y al personal de la OEA por el apoyo proporcionado durante el evento.

FUENTE: OEA

You must be logged in to post a comment Login