Primera audiencia sobre la reforma migratoria en el Senado

Por Maribel HastingsAmerica’s Voice

El subcomité de Inmigración del Senado planifica conducir la primera audiencia sobre la reforma migratoria amplia la semana entrante para delinear las razones económicas, de seguridad y morales, entre otras, que ameritan el avance de dicha reforma y la viabilidad de hacerlo este año.

La audiencia, convocada para el próximo jueves 30 de abril por el senador demócrata de Nueva York, Charles Schumer, presidente del subcomité de Inmigración, contará con la participación, entre otros, de Alan Greenspan, ex presidente del Banco de la Reserva Federal, quien hablará de los argumentos económicos.

Igualmente, el jefe de la policía del condado de Montgomery en Maryland, J. Thomas Manger, hablará de la perspectiva de la aplicación de leyes, mientras el ministro Joel Hunter ofrecerá los argumentos morales y religiosos para promover la reforma amplia.
Se espera además la participación de la ex comisionada del antiguo Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), Doris Meissner; y de Eliseo Medina, vicepresidente ejecutivo del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), entre otros.

Lynn Tramonte, subdirectora de America’s Voice, aplaudió el desarrollo.

“El senador Schumer está listo para exponer los beneficios económicos, morales y de seguridad de la reforma migratoria amplia. Esperamos por los próximos pasos del senador para ver cómo planifica trazar el curso de avance de la legislación este año”, indicó Tramonte.

Schumer había anunciado sus intenciones de iniciar audiencias.
El presidente Barack Obama también espera hacer un “pronunciamiento público” sobre la reforma posiblemente el mes entrante, mayo, aunque la Casa Blanca ha sido cautelosa al decir que anticipa iniciar la discusión del tema este año sin fijar marcos de tiempo para promulgar un proyecto de ley.

Finalmente, le corresponde al Congreso de mayoría demócrata dar luz verde al proceso legislativo.

Ha quedado demostrado que nunca habrá un momento perfecto para impulsar el tema porque con crisis económica o sin crisis siempre habrá oposición de ciertos sectores.

Empero, hay argumentos válidos para quienes deseen una salida práctica y realista al problema.

Desde el punto de vista económico, legalizar al 5% de la fuerza laboral que son indocumentados supondría más trabajadores y empleadores pagando más impuestos al fisco. Además, los trabajadores con mayores derechos benefician a toda la fuerza trabajadora.

La seguridad, por su parte, no debe limitarse a la frontera y la reforma daría una vía de legalización a quienes llenen determinados requisitos distinguiendo entre trabajadores y criminales.
Moralmente, las redadas y otras medidas erradas centradas en la aplicación de leyes afectan no sólo a indocumentados sino a residentes legales y ciudadanos.

Desde el punto de vista político, las cifras no mienten: mientras más recalcitrante se ha tornado el Partido Republicano en el tema migratorio, más apoyo hispano ha perdido.

Los demócratas, aunque siempre han contado con el apoyo hispano, lo han visto aumentar, sobre todo en la elección de 2008 donde Obama, quien prometió avanzar la reforma en el primer año de su gestión, obtuvo 67% del voto latino.

Si los republicanos quieren ser viables desde el punto de vista electoral tienen que superar la demagogia que les impide atender los asuntos de interés para los hispanos, uno de los cuales es la inmigración.

Los demócratas, por su parte, tienen que acompañar sus promesas con acciones concretas.

Las audiencias son bienvenidas siempre y cuando no se tornen en un ejercicio inútil, como en años anteriores.
Ojalá que la audiencia de la semana entrante sea el punto de partida de un ejercicio que esta vez sí produzca resultados concretos en el rubro migratorio.

Maribel Hastings es Senior Advisor de

You must be logged in to post a comment Login