Niega comisionada de ONU "festival del odio" en Durban II

Por Gabriela Sotomayor

Ginebra.- La Conferencia de Revisión contra Racismo, Discriminación Racial, Xenofobia y formas conexas de Intolerancia, conocida como Durban II, fue clausurada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en esta ciudad suiza.

La titular de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos (ACNUDH), Navi Pillay, expresó su satisfacción cuando los delegados de 182 países presentes en la sala rompieron en aplausos al declararse cerrada la conferencia y adoptado el documento final. Pillay destacó que “cada quien podría volver a casa con la sensación del deber cumplido”.

Señaló que si bien el documento avanzó un gran camino en cuanto a la libertad de expresión y su compatibilidad con la libertad de creencia y religión, “la pobreza sigue siendo un gran obstáculo en la lucha contra el racismo”.

Por su parte el presidente de la Conferencia, el keniano Amos Wako, lanzó un llamado a los ausentes “para que se unan a nuestra lucha y adopten el documento en favor de las víctimas (de la discriminación) en todo el mundo”.

De acuerdo con el reglamento, cualquier país miembro de la ONU ausente en la Conferencia se puede sumar al consenso y adoptar el texto final hasta el 8 mayo.

México señaló que a partir de la Conferencia de Durban en 2001 se obtuvieron muchas victorias en el ámbito interno, como la creación del Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Conapred), así como la elaboración de leyes federales y locales para prevenirla y sancionarla.

La titular de Conapred, Perla Bustamante, subrayó la importancia de Durban en el plano internacional, especialmente en lo tocante a la Convención sobre los Derechos de Personas con Discapacidad, que este viernes ratificaron 51 países. También citó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Bustamante resaltó el esfuerzo desplegado por todos los actores para alcanzar un texto final de consenso “frente a los escépticos a lo largo del proceso, y en particular quienes optaron por no participar, así como ante provocaciones en esta sala y fuera de ella”.

Horas antes, durante la última rueda de prensa de la Conferencia, Pillay deploró que algunos países adoptaron el documento el viernes anterior al inicio de la conferencia y el domingo algunos se retiraron.

“Me parece extraño”, afirmó. En total fueron 10 países los ausentes en la cita: Estados Unidos, Israel, Alemania, Australia, Canadá, Italia, Países Bajos, Polonia, Nueva Zelanda y la República Checa, que abandonó el lunes.

Pillay denunció “una campaña para matar la Conferencia Mundial contra Racismo Durban II”, pero no precisó quiénes serían los interesados en eliminarla, así como “una avalancha mediática de desinformación sobre la Conferencia y el contenido del texto”.

“Incluso algunos ministros desconocen el texto completo”, lamentó. La alta comisionada invitó a leer el documento, el cual consideró muy importante sobre todo para las víctimas. “Estoy segura de que después de leerlo lo juzgarán de otra manera”, apuntó.

“El texto especifica que el Holocausto jamás debe ser olvidado y se manifiesta contra el antisemitismo y la islamofobia”, abundó.

Asimismo, “reafirma el derecho a la autodeterminación palestina así como el derecho a la seguridad de Israel, y habla de la paz en la zona; eso es lo que contiene respecto al Medio Oriente”. “Muchos medios de la prensa internacional me han llamado ‘la peligrosa Alta Comisionada’ y han calificado a Durban II como ‘el festival del odio’; puedo vivir con esos nombres, y la adopción del texto por consenso es la mejor respuesta a la campaña de desprestigio”, expresó.

Finalmente, la juez sudafricana tomó el documento final de la Conferencia con sus manos y exclamó satisfecha: “Lo tenemos, está en la bolsa”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login