En 100 días, la familia Obama se convirtió en la más popular del planeta

WASHINGTON (AFP) – Multitudes delirantes, fotografías de torso desnudo en las portadas de una revista, la prensa mundial pendiente de Bo, el perro de la Casa Blanca: en 100 días la familia Obama se convirtió en la más popular del planeta.

Desde que llegaron a la Casa Blanca el 20 de enero, la ‘obamanía’ desatada durante la campaña del 2008 en el mundo no remitió y por el contrario, aumentó.

Los pre adolescentes pegan en las paredes de sus dormitorios el póster de las niñas Obama, Malia de 10 años, y Sasha de 7, soñando con una ‘pijama party’ -una invitación a dormir- a la Casa Blanca o incluso ganarse el estatus de “BFFL” por “best friends for life” (mejores amigos para toda la vida).

Las revistas compiten por publicar las fotos más simpáticas de la pareja presidencial plantando en su huerta ecológica o jugando con su nuevo perro Bo.

Y pese a que Estados Unidos se enfrenta su peor crisis económica desde los años 30, parece que los Obama no pueden hacer nada que dañe su imagen.

“A menos que la economía empeore más o que cometa un error, no creo que su aura desaparecerá por un tiempo”, estimó Robert Watson, profesor de ciencias políticas de la Universidad Lynn de Florida (sureste).

“Es el regreso de Camelot”, agregó en referencia al nombre con el que se conocen los años que el presidente John F. Kennedy y su esposa Jackie pasaron en la Casa Blanca, considerada una época dorada para la presidencia estadounidense.

Pero contrariamente a los Kennedy, Barack y Michelle Obama provienen de familias comunes de clase media y no de familias privilegiadas y adineradas.

Y es exactamente esta imagen de familia ordinaria lo que los estadounidenses y la gente en el mundo entero encuentran cercana, aseguran los especialistas.

“Ellos representan algo más que simplemente el presidente y la primera dama, algo mas que unos demócratas convencidos o que unos afroamericanos”, según Carl Anthony, un historiador de la biblioteca National First Ladies Library en Ohio (norte).

Anthonu citó un discurso muy personal pronunciado por Michelle Obama a inicios de abril ante escolares en Londres, con ocasión de la cumbre del G20, en el que aconsejó a los niños ser dueños de su destino.

Los Obama dan a la gente “un sentimiento de esperanza”, dijo Anthony, señalando la autenticidad de la primera dama.

La semana pasada, Michelle contó a un grupo de niños cuanto le gusta la vida en la Casa Blanca, de no tener que cocinar para su familia y de poder salir a comer a restaurantes de la capital con miembros de su equipo sin tener que avisar a nadie.

Los habitantes de Washington aprecian especialmente estas escapadas, en las que los restaurantes frecuentados por la pareja presidencial ven sus mesas reservadas con semanas de anticipación.

“Washington vive verdaderamente una época de oro. Los Obama han aportado mucha energía y entusiasmo a la ciudad en los últimos meses”, indicó Garrett Graff, corresponsal político del Washingtonian, una revista que en su edición de mayo publicó una foto del presidente estadounidense con el torso desnudo y la leyenda: “Nuestro vecino es sexy”.

“Nuestra leyenda fue un poco provocativa, pero es un buen momento para estar aquí y una de las razones principales es que los Obama están aquí”.

You must be logged in to post a comment Login