Carla Bruni fue la estrella en la visita de Sarkozy a Madrid

MADRID (AFP) – Carla Bruni Sarkozy acaparó todas las miradas el lunes y este martes en España, afirmándose como una glamurosa aliada del presidente francés, su marido Nicolas Sarkozy, en el exterior.

La fascinación por la primera dama francesa fue tal que el diario El Mundo se preguntaba si la convulsionada historia entre los dos países no habría sido más edulcorada si Napoléon no hubiese invadido en su tiempo España con Josefina, en lugar de con los generales del Imperio.

“El huracán Bruni”, según la expresión del diario El País, sopló con tal fuerza que casi eclipsó a Nicolas Sarkozy, así como a los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, durante la visita de Estado de la pareja presidencial, subrayó el martes la prensa española.

Tras la visita de Estado del matrimonio Sarkozy en Londres en marzo de 2008, en la que la ex modelo fue comparada con Jackie Kennedy, una parte de los madrileños esperaban desde hacía tiempo “su” visita.

Lejos de disgustarse porque le robaran el protagonismo, el presidente francés se mostró encantado, el lunes, del “éxito” de su esposa en España: “No sabía que una italiana convertida en francesa pudiera representar tan bien a Francia hoy en Madrid”, comentó sonriente durante un discurso ante la comunidad francesa el lunes.

Para El País, en efecto, la pareja francesa “forma un buen tándem”, ya que “a él no le importa que ella le robe los objetivos de las cámaras; es más, le sigue el juego”.

“Lo bueno es que a su marido no sólo no le importa ceder el protagonismo que le corresponde, sino que está encantado. El espectáculo lo dirige él”, escribió El Mundo.

Este diario liberal se atrevió con una comparación histórica: “Madrid se resistió a Napoleón, pero 200 años después se ha rendido a su réplica. Mejor dicho, se ha rendido a la mujer de su réplica. Visto lo visto, Napoleón cometió un error al enviar al general Murat a invadir la capital de España. Si hubiera mandado a Josefina, quizá la Historia habría sido diferente”.

“El glamour de Carla Bruni sirve también para hacer olvidar los lapsus”, comentó el diario económico La Gaceta, refiriéndose a las declaraciones sobre la falta de inteligencia del presidente del gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero, presuntamente formuladas por Nicolas Sarkozy que fueron desmentidas por el Elíseo.

Pero la cosa no pasó a mayores y fueron las vestimentas de la primera dama, dos vestidos cortos de día, de Azzedine Alaia y Dior, y uno largo de noche, los que dominaron los comentarios, al igual que su comportamiento prefiriendo los besos en lugar de la reverencia habitual para saludar a la reina Sofía.

Sin hablar de la “sorpresa” causada por sus pequeños tacones de 5 centímetros, que sustituyeron a sus habituales bailarinas o sandalias bajas que no se quita desde que se unió a la vida de Nicolas Sarkozy.

El momento cumbre de esta visita fue sin duda el primer encuentro entre Carla Bruni Sarkozy, de 41 años y la princesa Letizia, de 36, esposa del príncipe heredero Felipe, un “duelo de elegancia y glamour” muy esperado en Madrid.

La foto de espaldas de las dos mujeres subiendo las escalinatas del Palacio de la Zarzuela, una de violeta oscuro, la otra de rosa frambuesa, impecablemente peinadas con sus cabellos sueltos, fue publicada por todos los diarios del país.

El martes, los periodistas españoles continuaron escrutando con fervor el menor gesto de Carla Bruni Sarkozy, que visitó con Doña Sofía una exposición consagrada al escultor español Julio González en el museo Reina Sofía.

You must be logged in to post a comment Login