Escribe Patricia Camacho biografía de la bailarina Josefina Lavalle

México, 30 Abr. (Notimex).- Cada vez son menos los iconos de la
danza nacional vivos, poco a poco la flama de las grandes figuras se
ha ido extinguiendo y por ello resulta significativo que nazcan
proyectos que rindan homenaje en vida a bailarines o coreógrafos que
siguen honrando con su presencia los escenarios, como es el caso de
Josefina Lavalle.

A sus 85 años de edad, la destacada ex bailarina mexicana e
investigadora ha sido testigo de la aparición de su primera
biografía: “Josefina Lavalle, institucionalidad y rebeldía”, escrita
por Patricia Camacho Quintos, miembro del Centro Nacional de
Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón.

Es un volumen editado por el Centro Nacional de las Artes con
apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), del
Centro Nacional para la Cultura y las Artes. La autora es becaria
dentro del rubro Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones
Culturales.

Camacho no es bailarina, confiesa. Sin embargo, se ha convertido
en una fiel investigadora del arte dancístico de México. Señala que
este libro era una deuda que tenía pendiente con la maestras, desde
que la conoció hace 27 años. Fue en 2003 que pudo concretar este
proyecto y hasta hoy darlo a conocer a la opinión pública.

Más que un texto analítico o teórico, es una propuesta que
permite un acercamiento nostálgico a la vida y obra de quien está
considerada una figura clave en el desarrollo de la danza mexicana.

Para lograr su objetivo, la autora dio prioridad a la voz de la
propia Lavalle quien, abre el baúl de sus recuerdos, a través de las
30 entrevistas incluidas.

Camacho emplea tres voces narrativas: la de la ex bailarina
ofreciendo sus testimonios, la de la autora como narradora y las
visiones de los personajes contemporáneos de la homenajeada, sin
faltar evidentemente nombres obligados, como los de Guillermina
Bravo, Lin Durán y Guillermo Arriaga.

Asimismo utiliza el género de historia novelada, lo que hace que
el libro sea ameno e interesante a la lectura. “El haber utilizado el
estilo de la novela no significa que haya elementos de ficción en el
libro, lo que sí hay es un trabajo literario en la manera de narrar
los acontecimientos”, adujo.

“Me interesa llegar a públicos más amplios con mis
investigaciones y mi manera de lograr ese objetivo es con formas
narrativas que impliquen una búsqueda personal que atienda siempre la
idea de un hipotético lector, con el cual pueda entablar un diálogo a
través de mi escritura”, explicó.

Parecía que la experiencia y dominio del tema que posee Camacho
le haría fácil su tarea literaria -es integrante del Centro Nacional
de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón,
y ha dedicado muchos años a la investigación de la danza-, sin
embargo, no lo fue tanto debido al peso que tiene Lavalle en la
historia de la danza en México.

“Confieso que difícilmente suelo ser objetiva en mis propuestas,
ya que siempre termino enamorada de mis personajes, más cuando son
figuras tan emblemáticas como la maestra Josefina. Así que, el
recurso que utilicé para no deshacerme en elogios fue dejar que ella
hablara sobre su vida, que contara lo que quisiera y como quisiera”,
explicó.

La aparición de un libro de este tipo es de suma importancia no
sólo para la vida personal de una mujer como Lavalle, sino para el
gremio cultural en general. No se puede pensar en la historia de la
danza nacional sin ella.

Una inolvidable anécdota definió la carrera de la ex bailarina y
coreógrafa mexicana Josefina Lavalle. Todo inició cuando siendo muy
joven, vio por primera vez en el escenario a Waldeen, quien ejecutaba
magistralmente coreografías con los pies descalzos. Eran los inicios
de la danza moderna.

Desde ese momento, Lavalle decidió su camino. Encontró en esta
manifestación artística un medio de expresión inigualable. Pocos como
ella pueden decir que tuvieron como maestros a grandes figuras de la
danza mundial, como Waldeen, Xavier Francis, Anna Sokolow, Merce
Cuningham, José Limón y Nelsy D”ambré.

Tras dejar de aparecer en los escenarios, su talento lo ha
canalizado al terreno de la investigación. Por su gran entrega a la
danza, se ha ganado merecidamente varias veces la beca del Sistema
Nacional de Creadores de Arte y la Medalla de Oro de Bellas Artes,
por cerca de 70 décadas vividas por y para la danza.

Recientemente fue merecedora de la máxima distinción dentro de
los Premios a la Excelencia Académica, Desempeño Académico en
Docencia y Desempeño Académico que otorga el Instituto Nacional de
Bellas Artes a su personal.

Lavalle se llevó el reconocimiento de la Excelencia Académica,
por ser una mujer que ha dedicado toda su vida a este arte desde
diversas trincheras: como bailarina, investigadora y por supuesto
docente.

Por desgracia, su avanzada edad y enfermedad, le impidió estar
en la ceremonia realizada en el Palacio de Bellas Artes. Sin embargo,
su esposo, el compositor mexicano Mario Kuri Aldana, recibió la
distinción mientras que una alumna se encargaba de leer un texto
enviado por la homenajeada. Una misiva donde exhibe su inquebrantable
pasión por la danza.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login