Shanghai, volcada en los preparativos de la Exposición Universal de 2010

SHANGHAI – Shanghai, capital económica de China, se prepara y se embellece para el lanzamiento dentro de un año de la mayor Exposición Universal jamás organizada, con el despliegue de miles de millones de dólares y de ejércitos de obreros a orillas del río Huangpu.

En la bulliciosa ciudad financiera, las autoridades Chinas reservaron una zona de una superficie dos veces más grande que el principado de Mónaco para la organización de esa Expo, que debería atraer unos 70 millones de visitantes a partir del 1 de mayo de 2010, el 95% provenientes de China.

Esto representa un área 20 veces más grande que la superficie usada para la última Exposición de Zaragoza en España. Tras los Juegos Olímpicos de Pekín, China espera que ese evento sea una nueva oportunidad de brillar en el escenario internacional.

“Este es el proyecto más grande (jamás organizado) en Shanghai y en China”, dijo Xu Bo, el asistente del comisario general para la Expo 2010, que debería durar seis meses.

Para la construcción de la impresionante ‘Corona del Este’, el pabellón nacional chino, unos 10.000 obreros cavan los cimientos, vacían el hormigón e instalan las placas de acero sobre el futurista centro de artes escénicos.

Además, pese a la depresión económica mundial, China invierte unos 44.000 millones de dólares en proyectos adyacentes a la Expo, como la mejora de carreteras y líneas de trenes o la extensión del aeropuerto.

El portavoz asegura que la Expo ayudará a crear empleos y generará ingresos para Shanghai, pero admite que algunos de los 187 países que debían participar al evento podrían dar marcha atrás a causa de sus dificultades económicas.

El pabellón estadounidense acumula enormes retrasos y podría ser revisado a la baja por las dificultades que encuentra para recaudar fondos. De los 61 millones de dólares necesarios para las instalaciones de Estados Unidos, el comité organizador sólo logró reunir hasta ahora 1,25 millones.

No obstante, las autoridades chinas esperan un vibrante evento que ayude a fortalecer la confianza en la economía china tanto dentro del país como en el extranjero, siguiendo el ejemplo de la Feria Mundial de Chicago en 1933 durante la gran depresión, dijo Xu.

Las autoridades locales prevén que la Expo generará unos 300.000 millones de yuanes (44.000 millones de dólares) en ingresos turísticos, según los medios de comunicación estatales.

Para los países como Francia, Alemania y Japón, que observan atentamente el mercado chino, una inversión importante en la Exposición Universal de Shanghai podría convertirse en enormes beneficios.

La Expo “debería cambiar las mentalidades, la cultura, el estilo de vida de los chinos”, dijo el portavoz, añadiendo que podrían incluso alargar la duración del evento.

Yu Weixin, un inmigrante de 40 años que estuvo trabajando en la construcción durante tres años, dijo haber notado mucha excitación a propósito de la Expo cuando fue a visitar a su familia en la provincia de Jiangsu (este).

You must be logged in to post a comment Login