La esposa de Berlusconi pedirá el divorcio tras 30 años de vida común

ROMA (AFP) – La esposa del jefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi, Veronica Lario, harta del comportamiento de su marido, pedirá el divorcio tras 30 años de vida común, mientras su marido guardó silencio y se limitó a decir que se trataba de “un asunto personal doloroso”.

“Es un asunto personal doloroso, que entra en la esfera privada y de la que me parece mejor no hablar”, dijo Berlusconi a los medios de comunicación.

Dos diarios italianos afirmaron el domingo que Veronica Lario, 52 años, esposa del presidente del gobierno, de 72, decidió pedir el divorcio después de unos 30 años de vida común.

Hace tres días, Veronica Lario había criticado duramente a su marido por su intención de incluir a jóvenes y hermosas chicas en las listas electorales de su partido para las elecciones europeas de junio, obligando al jefe de gobierno a dar marcha atrás.

Parece, sin embargo, que la gota que colmó el vaso fue la participación la semana pasada de Berlusconi en una fiesta con motivo del 18º cumpleaños de una hermosa rubia de Nápoles, cuando, según Lario, el jefe de gobierno nunca ha asistido a las fiestas de cumpleaños de sus propios hijos.

“Leer en los periódicos que frecuenta a una menor, ya que la conocía antes de que cumpliese 18 años, leer que lo llama ‘papi’ y que habla de sus encuentros en Roma y Milán, fue francamente inaceptable. ¿Cómo me puedo quedar con un hombre así?”, dijo Lario, según La Stampa, citando a amigas de la primera dama.

Berlusconi y Veronica Lario se conocieron en 1980 y se casaron por lo civil diez años más tarde, ya que el jefe de gobierno era divorciado.

Tienen tres hijos, Barbara de 24 años, Eleonora de 22 y Luigi de 20 años.

Veronica Lario, que no aparece casi nunca al lado de su marido, también lo había criticado hace dos años en una carta publicada en la prensa, porque Berlusconi había felicitado en público a una joven por su apariencia física.

El anuncio del pedido de divorcio suscitó numerosas reacciones en Italia.

“Veronica confirma ser la verdadera jefa de la oposición en Italia. Para el dirigente de un movimiento que apoya la familia y los valores cristianos, el fracaso de su propio matrimonio representa un fracaso político”, comentó Vittorio Sgarbi, crítico de arte y ex diputado del partido de Berlusconi.

El principal movimiento de oposición, el Partido Demócrata (PD) está dividido entre los que, como Luigi Zanda, vicepresidente de los senadores del PD, consideran que es necesario “disociar las luchas políticas de los asuntos personales”, y lo que creen lo contrario.

“Salgamos de la hipocresía y digámoslo claramente: el divorcio de Berlusconi es un tema político y una ocasión para el PD”, comentó Mario Adinolfi, miembro de la dirección del PD.

“¿Podemos imaginar (al presidente estadounidense, Barack) Obama recibiendo un golpe así de parte de Michelle, o (al presidente francés, Nicolas) Sarkozy golpeado así por Carla Bruni sin que haya un debate público y político?”, añadió Adinolfi, que consideró que Berlusconi es “confuso en su vida privada y confuso en la manera megalómana de administrar, mal, un país hundido en una crisis profunda”.

You must be logged in to post a comment Login