California podría suspender medida antiinmigrante por influenza

Por José Romero Mata.

Los Angeles.- Como consecuencia del nuevo virus de influenza humana, autoridades de California podrían posponer la negativa de dar servicios médicos a inmigrantes indocumentados, consideraron expertos.

Hace unas semanas la medida había empezado en algunos condados del norte del estado, pero la intempestiva llegada del nuevo virus ha puesto en duda lo que era una decisión que buscaría ahorros para la economía californiana.

Los especialistas han advertido que si autoridades médicas en el estado decidieran prohibir los servicios médicos a indocumentados esto sería una carga mayor porque podrían saturarse las áreas de emergencia.

Según la Asociación de Hospitales del Sur de California esta semana en el estado las salas de emergencia registran un incremento de entre el 20 y 25 por ciento de pacientes que buscan atención médica por padecer síntomas de la gripe AH1N1.

California es el estado con el mayor número de inmigrantes indocumentados en el país y de los 12 millones que se cree hay en el país, aquí hay más de tres millones de personas en su mayoría provenientes de México.

El gobernador Arnold Schwarzenegger ha estado haciendo esfuerzos infructuosos por reducir el multimillonario déficit presupuestal que enfrenta por 55 mil millones de dólares.

Hace unas semanas algunos condados de California como Sacramento, Contra Costa y Yolo, todos en el norte del estado empezaron a eliminar servicios de salud no urgentes a indocumentados.

El primero con esa acción pretendía ahorrar unos dos millones 400 mil dólares; el segundo seis millones de dólares; el último su concejo deberá votar en unos días si lo niegan ya con ello se pretende ahorrar un millón 200 mil dólares.

Estas acciones y antes de conocerse el brote de la epidemia de influenza se consideraba que era cuestión de tiempo para que a manera de efecto dominó gran parte del estado se sumara a esa negativa de atención de salud a indocumentados.

Esas acciones sólo han hecho recordar y revivir a la fatídica Proposición 187 que fue impulsada en los 90 por el ex gobernador Pete Wilson, quien orquestó una campaña contra indocumentados.

En aquella ocasión la proposición negaba no sólo servicios médicos sino acceso a educación y atención en dependencias públicas a todos los indocumentados. Aunque la medida fue aprobada por electores, meses después una corte la declaró inconstitucional.

“Esas medidas sólo están evadiendo la real problemática del estado”, aseguró el académico David Hayes Bautista, quien dijo que no enfrenta la grave crisis presupuestaria y sólo la ataca con un pretendido ahorro que es una milésima parte del problema financiero.

Hayes Bautista, director del Centro de Estudios de Salud y Cultura Latina de la UCLA, dijo que los inmigrantes indocumentados dejan más beneficios que lo que representan esos presuntos ahorros.

“Además, las mismas autoridades saben que los latinos son los que menos acuden a los hospitales y centros de salud, así que no representan una gran carga ni son la solución para la crisis presupuestal”, enfatizó.

Además, en el caso de la presencia de la influenza los riesgos de dispersar la información serían de proporciones peligrosas y nada deseables para el estado y el país, puntualizó.

El año pasado Contra Costa reportó haber atendido a cinco mil 500 pacientes indocumentados, Yolo a unos mil 200 y Sacramento a unos cuatro mil y a todos se les había notificado que ya no recibirían atención médica.

Schwarzenegger tiene fincada una esperanza en que los votantes de California aprueben en una elección especial un paquete de reformas el próximo 19 de Mayo con el que busca enfrentar la crisis presupuestal.

De ser derrotado por los votantes, ya que muchas medidas incluyen aumento en cobro de impuestos a cargo de contribuyentes, de inmediato se registrará un déficit de seis mil millones de dólares.

Hace unos días un estudio del Centro de Estudios Hispanos de la UCLA consideró que al contrario, si son legalizados

You must be logged in to post a comment Login