Lula sobrevuela inundado nordeste de Brasil, mientras sur vive sequía

BRASILIA (AFP) – El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, sobrevoló el martes áreas inundadas del nordeste de Brasil, donde las lluvias provocaron 18 muertos y decenas de miles de personas sin hogares, mientras el sur del país atraviesa la peor sequía en 80 años.

Lula sobrevoló el estado Piauí, donde se reunió con afectados y autoridades locales a quienes prometió ayuda del gobierno, para luego trasladarse a Maranhao, segundo de los estados nordestinos fuertemente afectados por las inundaciones y tradicionalmente secos.

Un panorama de pueblos enteros inundados y aislados, plazas y casas bajo el agua podía verse en imágenes televisivas.

Siete personas murieron y 26.572 tuvieron que abandonar sus hogares en el estado Ceará, donde 37 municipios fueron declarados en estado de emergencia, informó a la AFP la Defensa Civil.

Otras siete personas murieron y 50.000 abandonaron sus hogares en el estado Maranhao, con 22 municipios en emergencia. “Maranhao pasa por un estado de calamidad pública debido al número de personas que quedaron sin casa y porque muchas carreteras están cortadas”, informó el gobierno local.

En Piauí, 19 municipios están en emergencia, 7.000 personas abandonaron sus casas y en la capital, Teresina, las clases fueron suspendidas.

En Alagoas fallecieron cuatro personas el viernes por lluvias y deslizamientos de terreno.

Las lluvias torrenciales también han afectado la región amazónica.

Sin embargo, el sur de Brasil, eminentemente agrícola, conoce la peor sequía de los últimos 80 años, informó este martes un responsable del Instituto Nacional de Meteorología (Inmet) de Porto Alegre.

“Miren cómo Brasil es complicado: la semana que viene voy a visitar la sequía de los estados del sur. Eso significa que tenemos que observar con más seriedad la cuestión climática”, dijo Lula tras visitar las inundaciones el martes.

En 150 municipios del estado de Rio Grande do Sul, las autoridades declararon estado de emergencia y la falta de lluvias afecta la cosecha.

Los municipios más afectados en la frontera con Uruguay vivieron el abril más seco desde 1929.

“Frentes fríos que debían pasar por la región y aportar humedad fueron desviados hacia el Atlántico”, mientras que el fenómeno climático La Niña, que enfría las aguas del Pacífico en la región ecuatorial, agravó la situación, explicó Gil Russo, meteorologista del Inmet.

You must be logged in to post a comment Login