Protesta grupo hispano contra veredicto en caso de asesinato

El Fondo Mexicano-Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF) protestó por la absolución de dos adolescentes anglosajones de cargos graves por su papel en la muerte del inmigrante mexicano Luis Ramírez en Pensilvania.

El pasado viernes un jurado exoneró a Brandon Piekarsky, de 17 años, del cargo de asesinato en tercer grado e intimidación étnica, y a Derrick M. Donchak, de 19 años, de agresión agravada e intimidación étnica.

El jurado condenó a ambos jóvenes por asalto simple, dándole la razón a la defensa de los jóvenes, que retrató a Ramírez como el agresor en una pelea callejera.

La fiscalía intentó demostrar que el mexicano fue víctima de adolescentes motivados por el odio racial contra la creciente población hispana.

“Luis Ramírez fue brutalmente asesinado. Los testigos indicaron que (el crimen) fue racialmente motivado como resultado del odio y la intolerancia”, señaló Henry Solano, presidente interino de MALDEF, que consideró “indignante” la decisión del jurado.

Indicó que la decisión judicial ocurrió una semana después de que la Cámara de Representantes aprobara la Ley sobre Crímenes de Odio, que fortalece las medidas federales para investigar y procesar ese tipo de casos.

Solano dijo que los adolescentes patearon a Ramírez en la cabeza y le gritaron epítetos raciales durante la “brutal golpiza”.

Ramírez, de 25 años de edad y padre de tres hijos, fue golpeado en julio pasado en la localidad de Shenandoah, Pensilvania, por seis jóvenes jugadores de futbol americano de una escuela local, y murió dos días después debido a las lesiones sufridas.

La organización Democracy Now indicó en su sitio de Internet tras el trágico acontecimiento que cuando un amigo de Ramírez trató de ayudarlo, uno de los jóvenes le advirtió: “Diles a tus amigos mexicanos que se vayan de acá, o tú quedarás igual”.

Un informe de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) indicó que en 2006 los hispanos representaron 62.8 por ciento de las víctimas de crímenes motivados por prejuicios contra un grupo étnico u origen nacional.

El número de víctimas de delitos de odio contra los hispanos se incrementó 25 por ciento desde 2004, señaló el reporte.

La abogada Gladys Limón de MALDEF dijo que el caso de Ramírez refleja la creciente muerte de latinos víctimas de crímenes de odio.

“Desde 2002, la FBI ha documentado un incremento de crímenes de odio contra latinos”, anotó Limón, quien pidió mayor acción al gobierno del presidente Barack Obama y al Congreso.

Informó que MALDEF continuará trabajando con la familia de Ramírez y el Departamento de Justicia para asegurar que las acciones de los acusados y la muerte del joven se investiguen completamente como un crimen de odio.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login