Los 150 millones de Saca a las Fuerzas Armadas "suena a maniobra y trampa"

El presidente [Antonio] Saca ha anunciado que pedirá 150 millones de dólares para inversión en la Fuerza Armada Salvadoreña. Justo cuando falta menos de un mes para un cambio de gobierno, esta petición suena a maniobra y trampa.

Si el FMLN se opone, entra al Ejecutivo con un roce inicial con los militares. Y si acepta la petición del presidente Saca algunos de sus partidarios no dejarán de sentirse incómodos.

Y no es para menos. Evidentemente mientras haya ejército se le debe dar un presupuesto para que funcione con dignidad. El ideal es que Centroamérica fuera una zona desmilitarizada. Somos la zona más pobre de América Latina, con fronteras bien definidas, sin posibilidades de guerras entre nosotros y con unos retos de desarrollo muy fuertes. No necesitamos ejércitos.

Pero mientras esto no se dé es lógico que la Fuerza Armada figure en el presupuesto. Sin embargo, en este momento de crisis económica, de amenazas contra la salud y necesidad de hacer grandes inversiones contra la pobreza, conseguir 150 millones para la Fuerza Armada no tiene sentido. Al contrario, sería una acción irresponsable.

El ministro de Salud ha caído en el ridículo. Compara la preparación para la gripe que ya azota a México, con la preparación para el estallido de una bomba atómica en El Salvador. Una enfermedad que nos amenaza realmente se puede prevenir.

El estallido de una bomba atómica es de momento tan irreal que es lógico que no invirtamos en ello. Además no bastarían los 150 millones que se le quieren dar a los militares. Pero ese dinero sí podría servir para abastecernos de medicinas en los hospitales del Ministerio de Salud, en camas decentes para los enfermos, en desarrollo de una campaña preventiva adecuada.

Como serviría también para luchar eficazmente contra la desnutrición infantil, que todavía es una verdadera plaga en El Salvador, para reforzar y aumentar el complemento alimentario de sólo tres días que se da en las escuelas públicas de los municipios en pobreza, y para ampliar las raciones alimentarias a los niños de los mismos lugares que no reciben más que vitaminas entre los cero y los cinco años.

Evidentemente el nuevo Gobierno tendrá que llevarse bien con la Fuerza Armada. No tiene sentido entrar en contraposición. Pero debe al mismo tiempo ser firme en sus prioridades y coherente en su pensamiento.

Y la Fuerza Armada, que siempre presume de obediente y no deliberante, deberá corresponder con fidelidad y comprensión al nuevo gobierno. Es lógico que las prioridades de inversión del nuevo gobierno se dirijan hacia los más pobres y no hacia instituciones que cuentan con una situación de relativo bienestar.

Será lógico que refuerce algunos aspectos militares, como el de la vigilancia contra el narcotráfico, pero no a través de presupuestos extraordinarios, sino a través de una planificación normal presupuestaria. Pero también será lógico que el nuevo Gobierno escuche muchas de las reivindicaciones de la sociedad civil que piden que la Fuerza Armada retire de los cuarteles nombres, reconocimientos, imágenes o monumentos de figuras simbólicas de la crueldad de la guerra, como el coronel Monterrosa y otros.

Que el ejército continúe enviando gente a formarse en la Escuela de las Américas es intolerable. Allí se formaron muchos oficiales del batallón Atlacatl, ejecutor en repetidas ocasiones de crímenes de lesa humanidad. Y allí se han seguido enseñando durante un tiempo formas de tortura contra enemigos de guerra, o se ha tratado de reclutar como simpatizantes de la CIA, otra agencia torturadora, a militares que hacían allá sus cursos.

La nueva ley de acceso a la información pública debe abrir la posibilidad de investigar los archivos militares a todos aquellos que buscan a sus parientes desaparecidos. Y la Fuerza Armada tiene que acostumbrarse a ver a los antiguos militares que violaron los derechos humanos no como miembros de la misma familia a los que hay que proteger, sino como personas que irrespetaron la Constitución cada vez que cometieron un crim

You must be logged in to post a comment Login