Debe Obama dar batalla en el Congreso para levantar bloqueo: Alarcón

Por Alberto Rabilotta.

Ottawa.- El presidente estadounidense Barack Obama debe dar una batalla política en el Congreso para concretar su meta de eliminar el bloqueo económico a Cuba, evalúa Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba.

Obama “tiene muchos argumentos y muy fáciles” para iniciar esa batalla, pero “hay cosas que no dependen de él sino del Congreso, de otros factores y otras fuerzas”, dice Alarcón a Notimex al evaluar el realismo de que se cumpla la demanda más fuerte de La Habana a Washington.

La eliminación del bloqueo o el embargo comercial a Cuba, según se defina desde La Habana o Washington, superaría el principal escollo para la normalización de relaciones entre ambos países, como se vio en la reciente V Cumbre de las Américas en Puerto España.

En el Capitolio, en referencia al Congreso, el mandatario estadounidense tiene presiones antes que levantar el embargo, como millones de desempleados, crisis económica, “que lo están agobiando,” acota Alarcón. Y lo más importante, desde el punto de vista estadounidense, no es que sus ciudadanos tengan el derecho a viajar a Cuba, añade.

“Es muy importante y una cuestión de principio, y es correcto, y hay un proyecto de Ley (en el Congreso) que tiene bastante apoyo en ambos lados de la Cámara, pero lo más importante es que los norteamericanos puedan vivir, tener un empleo y mandar sus hijos a la escuela”, reconoce. Una evaluación realista, según la conversación con Alarcón, es que en el orden de prioridades Obama tiene que tomar en cuenta esos factores y también su costo político.

El funcionario cubano habló en un descanso de la agenda de trabajo que cumple en Canadá, a donde fue invitado por la Universidad de Queens, en Kingston, sede de la Conferencia por el 50 aniversario de la Revolución Cubana.

Puntualiza que la oposición a levantar el bloqueo no viene de la comunidad cubana en Miami, pues “él tuvo que levantar las restricciones a los viajes a Cuba precisamente porque la mayoría de los cubanos (en Estados Unidos) se lo exigían”.

Precisa que la oposición viene “de la derecha recalcitrante y fascista de origen cubano, que es una minoría”, y de la más fuerte derecha estadounidense, “que no aceptará que haya un reconocimiento, porque siguen luchando contra el comunismo”.

Acepta que hay lugar al escepticismo porque “a partir de las cosas que han hecho hasta ahora y las propias declaraciones del presidente y la secretaria de Estado (Hillary Clinton) no hay ninguna razón para esperar que se vayan a producir grandes cambios”.

Advierte que una señal de si hay cambios en el horizonte será cuando Clinton tenga que determinar si Cuba continúa o no en la lista de países que “apoyan el terrorismo”. Esta semana el departamento de Estado difundió un informe que mantiene a Cuba en esa lista, pero Alarcón aclara que esa no es la palabra final de la Administración Obama.

“Hay dos cosas, el informe del Departamento de Estado a pedido del Congreso (que) me imagino es un producto de la inercia, de la cosa burocrática” que esencialmente sirve “para crear una imagen”.

Lo importante, agrega, es que en un momento dado del año la secretaria Hillary Clinton tiene que enviarle una carta al Congreso con la lista de países “que son los malos en la pelea contra el terrorismo, los que no ayudan”. “La gran pregunta es qué cosa va a determinar Hillary, y esa determinación uno puede pensar que deba tomar en cuenta la evaluación que hace su Departamento”.

Aunque rechaza “absolutamente la porquería que está en el informe del Departamento de Estado” de esta semana, dice que ese informe es más matizado que los anteriores, “algo que nunca hicieron antes”.

“Si uno lee ese informe se da cuenta que Fidel Castro ha criticado el terrorismo, ha criticado algunas acciones de las FARC, se reconoce que en Cuba hay gente del ELN y de la ETA, pero que están allí con acuerdo con los gobiernos” de Colombia y España. Lo único que dicen (en el inf

You must be logged in to post a comment Login