Recuerdan primer año de gran redada en Potsville

Defensores de los inmigrantes recordaron el primer aniversario de la gigantesca redada en una planta empacadora de carne en la pequeña comunidad de Postville, en Iowa, en la que se detuvo a unos 400 inmigrantes

La religiosa Mary McCauley de la Iglesia Católica Saint Bridget, en Postville, dijo que la detención de casi 400 inmigrantes el 12 de mayo del año pasado fue “un evento traumático y desafiante”.

“Tiene que haber una reforma migratoria integral con un énfasis en la reunificación familiar y el fin de las redadas”, aseveró.

La monja participó en una teleconferencia con otros líderes de comunidades estadunidenses afectadas por las operaciones del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) contra los indocumentados.

Mark Lauritsen, vicepresidente del Sindicato Unido de Trabajadores del Comercio y la Alimentación, elogió los esfuerzos del gobierno de Barack Obama de enfocarse en los empleadores que contratan a indocumentados.

Señaló, sin embargo, que el propio mandatario ha indicado que la solución a la inmigración indocumentada no se puede realizar por partes, sino de una manera integral tomando en cuenta las contribuciones económicas de los inmigrantes.

Mark Fallon, de Servicios Sociales Católicos de New Bedford, Massachusetts, afirmó que la inmigración no es un asunto criminal sino más bien “humanitario y espiritual” porque los migrantes “son el rostro humano de la economía global”.

Lauri Lowell, directora del Consejo Judío de Relaciones Comunitarias de New Haven, Connecticut, sostuvo que la redada de Postville dejó un “efecto escalofriante” en muchos inmigrantes que tenían miedo de salir de sus casas.

Enfatizó que es importante rechazar cualquier tipo de prejuicios raciales en las operaciones de inmigración que realiza el gobierno federal.

Paul Rael, de los ministerios hispanos de la Iglesia Saint Bridget, en Postville, afirmó que las organizaciones caritativas están respaldando a las familias afectadas y que son urgentes los cambios de las políticas, sobre todo por su impacto en los niños de familias inmigrantes.

Diversas organizaciones emitieron comunicados en víspera del aniversario de lo que consideraron la redada más grande en la historia de Estados Unidos.

El director del Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani, señaló que las políticas de inmigración no se pueden basar en la “fantasía” de quienes creen que se puede deportar masivamente a 12 millones de indocumentados.

Señaló que ante la falta de una reforma migratoria, el anterior presidente George W. Bush impulsó “acciones militaristas”, aplicó cargos criminales a trabajadores inmigrantes, aceleró las deportaciones y usó al ICE en lugar de continuar las investigaciones a los empleadores.

Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA), recordó que el arresto de 290 guatemaltecos, 93 mexicanos, dos israelíes y cuatro ucranianos tuvo un efecto devastador en la economía de Postville.

“Un año después de la redada de Postville, seguimos aconsejando a familias que temen que llegue el día en que sus hijos e hijas lleguen de la escuela y no encuentren a ningún adulto que los espere”, señaló.

Maribel Hastings, de la organización America’s Voice, reflexionó en un artículo de opinión que recién el jueves pasado le quitaron el localizador electrónico (GPS) a una madre guatemalteca a quien la sola mención de la redada de Postville “la hace llorar”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login