La moda: otra dura competición en la alfombra roja de Cannes

PARÍS (AFP) – En Cannes, donde se inicia el miércoles el más importante festival cinematográfico del mundo, la competición no sólo está en la pantalla, sino también en la alfombra roja, donde las estrellas rivalizan en elegancia y ‘glamour’ a costa de las casas de moda, que se las disputan para aprovechar el excepcional escaparate.

“Hay pocas casas, pero la competencia es grande”, reconoce una fuente de la marca Elie Saab.

Las pequeñas firmas están prácticamente fuera de juego, pese a que a veces puede ocurrir que una estrella sorprenda eligiendo a una de ellas, como lo hizo hace unos años Sharon Stone con Guy Laroche.

La causa es que vestir a las celebridades requiere un presupuesto, no sólo para el préstamos de las prendas, sino también “para hacerles regalos, invitarlas a grandes fiestas” en las que serán fotografiadas abundantemente, explica un conocedor de ese mundo particular.

“Hay también gente que paga por lucir los vestidos”, agrega. Una afirmación que rechazan las casas de moda, que insisten en el carácter “amistoso” de su “intercambio” con las actrices.

Para las grandes firmas, el Festival de Cannes y la ceremonia de los Oscar son los grandes acontecimientos mediáticos del año, y por ello se movilizan para prestar vestidos, accesorios o joyas.

“Hay un gran trabajo de contacto para que las actrices vengan a ver nuestras colecciones”, reconoce la fuente de la firma Elie Saab, que creó el vestido lucido por la actriz Halle Berry en la ceremonia en la que fue coronada con un Oscar, en 2002.

Otras casas afirman que no son ellas las que piden a las actrices que luzcan sus modelos. “Nos buscan a nosotros”, sostiene una fuente de Chanel.

Además de las actrices que tienen contratos de publicidad con la casa, como Anna Mouglalis, Chanel va a vestir a la presidenta del jurado, Isabelle Huppert. La actriz tendrá “un guardarropa totalmente preparado”, incluyendo un vestido especialmente diseñado para ella por Karl Lagerfeld. Asia Argento y Robin Wright Penn, que forman parte también del jurado, contactaron con la firma, que espera vestir también a algunas de sus “fieles” clientes, como Diane Kruger o Penélope Cruz.

Las casas prestan gran atención a la elección de las actrices. “No hay necesariamente un solo criterio”, pero el vestido debe “corresponder a la actriz y a la imagen de la casa”, señala una fuente de la firma Dior.

En Chanel, se recalca que el criterio es “la calidad, no la cantidad”. “Si Pamela Anderson me llamara mañana, le diría no”, explica una portavoz de la casa.

La elección de los diferentes modelos se hace generalmente en París. “Tratamos de hacer la mayor cantidad de pruebas posibles para hacer los retoques en París y que los vestidos estén preparados cuando llegan a Cannes”, precisa la casa Dior.

Dior viste a “cerca de veinte actrices” y, además de los modelos de éstas, lleva a Cannes un centenar de vestidos que pone a disposición de actrices y personalidades.

La casa Chanel, que envía un pequeño equipo a Cannes, prevé “algunos vestidos de repuesto” para las actrices que viste.

El mayor peligro “es vestir con el mismo vestido a dos actrices en la misma alfombra roja”, indica la casa Elie Saab, en la que se anota rigurosamente “quién lució qué desde hace años”.

Los vestidos, que sólo pueden ser utilizados una vez, son devueltos, en principio, a las firmas, pero puede ocurrir que éstas los regalen a las actrices. No obstante, lo más frecuente es que una actriz reciba el obsequio de “un pequeño accesorio, un bolso o un par de zapatos que le gustan”, se señala en la casa Dior.

Es algo excepcional que las actrices se queden con un vestido sin autorización. No obstante, en la casa Chanel se recuerda con desagrado el caso de una celebridad que rehusó devolver un vestido particularmente valioso. Este año, dicen, están contentos porque ella no les ha pedido nada.

You must be logged in to post a comment Login