Descarta Italia cambiar "línea dura" contra inmigración

Roma.- Italia continuará su política contra la inmigración, la cual prevé hacer retornar a Libia a los indocumentados interceptados en mar, dijo hoy el ministro del Interior, Roberto Maroni. Precisó que aunque el viernes próximo se reunirá con un representante del Alto Comisariado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha criticado la nueva línea del ejecutivo italiano, no se cambiará de dirección.

En una entrevista al programa de debates “Matrix”, de la televisora privada Mediaset, Maroni dijo que la propuesta de Roma no es la de la ACNUR, favorable a recibir a los indocumentados y luego decidir a quienes otorgar asilo como refugiados.

“Nosotros proponemos crear una estructura de acogida en Libia (que es de donde parte la mayoría de los ilegales que arriba a Italia), para evaluar allá si hay quienes reúnan los requisitos para recibir el estatus de refugiados”, explicó. Dijo que la inmigración no es una cuestión exclusivamente italiana, sino que tiene que ser afrontada por la Unión Europea y por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que en su opinión “han dejado solos a países como Italia, España y Malta”.

Asimismo, Maroni consideró como un “éxito” la puesta en práctica del acuerdo con Libia que prevé detener en mar a las lanchas con ilegales y hacerlas retornar al país africano, sin permitirles tocar costas italianas. El ministro informó que en los primeros cuatro meses del año fueron expulsados seis mil 388 ilegales y que en 2008 se otorgó el asilo a 10 mil 849 inmigrantes, sobre un total de 31 mil 97 solicitudes.

La nueva línea del ejecutivo italiano ha sido criticada por la ONU y por la Iglesia, mientras el primer ministro, Silvio Berlusconi da su respaldo a Maroni.


Denuncia Berlusconi reclutamiento de inmigrantes por criminales

Los barcos con inmigrantes que llegan a Italia “son fruto de una organización criminal”, denunció hoy el primer ministro Silvio Berlusconi en el balneario egipcio Sharm el-Sheik, donde participa en una cumbre bilateral.

Berlusconi reiteró que Italia no puede abrir la puerta a los inmigrantes, ya que las lanchas que parten del norte de Africa con dirección a Italia “no son hechos ocasionales, sino el fruto de una organización criminal”.

“A bordo viajan personas que son reclutadas de manera científica por organizaciones criminales”, insistió.

“Los inmigrantes pagan un boleto y no son personas impulsadas de una situación especial dentro de sus países, donde serían víctimas de injusticias, sino que son reclutadas en el mundo del empleo y del desempleo en manera científica por organizaciones criminales”, añadió.

“No creo que exista alguien que, cumpliendo con los requisitos para pedir ser acogido en Italia, pueda decir que no fue aceptado. Nos sentimos con el deber de dar acogida a quien escapa de una situación peligrosa para su vida y su libertad”, subrayó.

Pero desde Ginebra, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) expresó su preocupación por la línea adoptada por Italia, que ha enviado a Libia a cientos de inmigrantes interceptados en el mar.

El portavoz de la ACNUR, Ron Redmond, confirmó que ese organismo envió al gobierno italiano una carta en la que dijo estar “gravemente preocupado porque la política aplicada por Roma mina el derecho de asilo en la Unión Europea”.

El portavoz recordó que Libia no ha firmado la Convención de 1951 sobre los refugiados y por lo tanto no hay garantías de que las personas necesitadas de protección internacional puedan recibirla en ese país.

En ese sentido la ACNUR pidió a Italia admitir a aquellas personas rechazadas e identificadas por el propio organismo como individuos que solicitan la protección internacional.

Según los datos de la ONU, más de 75 por ciento de las personas que llegaron a Italia por mar solicitó en 2008 y a 50 por ciento de ellos les fue concedida una forma de protección internacional.

Señaló que más de 70 por ciento de las cerca de 31 mil demandas de asilo hecha

You must be logged in to post a comment Login