Lula busca mayor proyección de Brasil con gira por Arabia, China y Turquía

BRASILIA, (AFP) – El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, inicia el fin de semana una ambiciosa gira que lo llevará a Arabia Saudita, China y Turquía, para hablar de comercio pero también para reforzar la proyección internacional del gigante sudamericano.

Aunque la visita de Lula a China es apuntada como la etapa más importante de la gira, la escala en Riad es una parada fundamental para reforzar la aproximación a los países árabes, mientras que Lula será el primer presidente brasileño en visitar oficialmente Turquía.

En Pekín, Lula compartirá dos encuentros con el presidente Hu Jintao, en su octava reunión en un año.

Para el subsecretario general de Asuntos Políticos de la cancillería brasileña, Roberto Jaguaribe, la visita de Lula a China debe ser vista en el marco de una “reorganización del espacio internacional” en el que Brasil y China tienen un papel especial.

“Esa reorganización se caracteriza con el fortalecimiento de los grandes países emergentes. Lo podemos ver con el llamado G-20 de la OMC (Organización Mundial de Comercio) así como con el G-20 financiero, donde tanto China como Brasil tienen una participación destacada”, dijo Jaguaribe a la AFP.

Además, los dos países integran el grupo BRIC, junto a India y Rusia.

Brasil y China “tienen una asociación estratégica que data de 1993. Esta visita del presidente tiene por objetivo hablar de cooperación tecnológica y comercio, pero también tener un diálogo estratégico, un diálogo político en el sentido más amplio”, añadió.

Los dos gigantes “ayudaron a romper con el paradigma de décadas” según el cual las grandes negociaciones internacionales se realizaban sin la participación de los países periféricos, indicó Jaguaribe.

En marzo de este año por primera vez China se convirtió en el principal socio comercial de Brasil, superando a Estados Unidos, aunque Jaguaribe estimó que “eso ocurrió en un escenario bastante volátil, y por eso es difícil prever si continuará de esa forma”.

De acuerdo con el vocero presidencial, Marcelo Baumbach, el viaje de Lula a China servirá para “la consolidación de posiciones comunes en diversos temas de la agenda multilateral, como la reforma de la gobernanza global, la reforma de la ONU, del FMI y de los bancos multilaterales de desarrollo”.

En la agenda bilateral, el elemento central es la firma de un “Plan de Acción”, que deberá orientar las relaciones entre Brasil y China entre 2010 y 2014, para reforzar la cooperación tecnológica y espacial y estimular el comercio y las inversiones.

Según el ministro de Comercio, Industria y Desarrollo, Miguel Jorge, la visita apunta además a promover contratos para que la estatal petrolera Petrobrás participe en exploración en aguas profundas en China; una línea de crédito de 800 millones de dólares para el banco nacional de fomento (BNDES), y un acuerdo para la venta de 25 aviones de la estatal aeronáutica Embraer.

El intercambio comercial bilateral en 2008 alcanzó los 36.443 millones de dólares, según cifras oficiales.

La gira de Lula comenzará con una visita oficial a Arabia Saudita, donde se reunirá con el rey Abdalá bin Abdelaziz y con empresarios locales.

Arabia Saudita es el principal mercado para productos brasileños en Medio Oriente, con un flujo de comercio anual del orden de los 5.500 millones de dólares, pero para Brasil la presencia de Lula en Riad tiene también un objetivo estratégico.

“La fluidez de la interlución con Arabia Saudita es un elemento positivo para la relación de Brasil con los demás países árabes, en especial los del Golfo” Pérsico, dijo Baumbach.

Brasil se ha ofrecido como interlocutor en Medio Oriente, tras una visita a la región del canciller Celso Amorim a fines del año pasado.

El cierre de la gira será en Turquía. Lula desembarcará el jueves en Estambul para visitar sitios históricos y reuniones de empresarios brasileños y turcos.

El viernes, viajará a Ankara

You must be logged in to post a comment Login