Dios salve a la Patria de la oposición (y de Cristiani)

Por Carlos H. Bruch Cornejo

Que Arena vuelva a sus raíces anuncia un retroceso para la vida democrática del país [El Salvador]. Quiere decir que la derecha seguirá “chiflando en la loma” y el país sufriendo las consecuencias de sus ex gobernantes ahora convertidos en lobas heridas.

Cristiani dirigiendo nuevamente el partido que trajo más sinsabores que progreso a los salvadoreños tiene un sino: más de lo mismo. De eso mismo que no sirve, ni ayuda, ni sustenta el cambio necesario para salir a flote luego de veinte años de gobiernos de ellos para ellos y eso da una brújula al Frente para ponerse las pilas y detener un descabellamiento de los seguidores del mayor escuadronero en su afán de reconquistar su alcancía-Estado.

Cristiani y los jesuitas. Cristiani y Fomiexport. Cristiani y los bancos. Cristiani y el donativo fantasma de abono japonés para el Mitch. Cristiani, Cristiani, Cristiani… No sé por qué, pero no siento que haya un buen sabor en la boca de los salvadoreños cuando se pronuncia su nombre, hombre tranquilo en apariencia, pero arrebatado cuando se le contradice.

O cuando se le demuestra que su aureola de «presidente de la paz» se fue apagando a medida que el periodismo local se fue alejando del oficialismo crónico, allá en los noventa. (Para después caer desgraciadamente en uno mercantilista, que es donde está entrampado ahorita).

Cuando a mediados de aquellos años de transición post conflicto conocí a Héctor Silva Ávalos, de los periodistas jóvenes de La Prensa Gráfica, no hacía más que quejarse del guillotinazo que le acababa de dar su periódico al prohibirle publicar una información a la que le había dedicado mucho esfuerzo. Hablaba y hablaba de Fomiexport, de la supuesta implicación de Cristiani en ese fraude, de los Dutriz indecisos ante esa bomba periodística.

Y de la falta de huevos que finalmente primó en esa familia de poderío mediático al no dejarlo sacar nada de lo investigado. Casi lloraba el hijo del futuro primer alcalde de la izquierda mientras relataba de ese quizás su primer encontronazo con un periodismo sometido.

Con el tiempo me quedaría claro que Silva es de los que optaron por seguir el camino de la comodidad y lujos de intelectual antes que dejar la sangre por informar con aquello que su propio diario-mecenas enarbola en el trillado eslogan publicitario: la verdad. (También recuerdo que a Héctor le caía mal Mauricio Funes y lo catalogaba de engreído.

Debe haber sido porque le frustraba que el ahora presidente electo sí se atrevía a decir lo que andaba mal en nuestra sociedad aunque eso enfureciera al poder arenero e intentaran censurarlo, como los jefes de Silva lo hacían y de seguro siguen haciéndolo hoy en día con él y sus compañeros).

Hubo otra anécdota periodística que evidenció la transformación de Cristiani en Hulk y de la que mi buen amigo y también periodista (no sometido, optó por irse unos años más tarde) Juan Bosco Martín y su grabadora, mi cámara fotográfica y yo fuimos testigos. Sucedió una calurosa mañana del domingo en el que el gran Coena —con Cristiani a la cabeza— debía proclamar medio a la fuerza a Paco Flores como su candidato a presidente de la República.

En un acto que se realizaría dos horas más tarde de la entrevista que nos había concedido Cristiani en el vetusto Gimnasio Nacional, con la misma pompa de siempre y bajo el compás de la pegajosa marcha de muerte del partido ahora en el fracaso.

Cristiani se había opuesto férreamente a que el filósofo y siempre sonriente ex presidente de la Asamblea Legislativa fuese quien su partido presentara como postulante. Pero no había logrado imponerse. Lo sabíamos nosotros, lo sabían los directores de periódicos y medios informativos y se sabía en los corrillos de politiqueros. Pero —para no variar— lo desconocía la mayoría de los salvadoreños. Esa mañana había que escucharlo de boca del propio Cristiani.

Era nuestro reto a conseguir, para lo cual estábamos ahí cual Boy Scouts antes de una aventurera expedición armados, Bosco de un

You must be logged in to post a comment Login