‘Ágora’, densa superproducción histórica de Amenábar

CANNES, Francia (AFP) – El director español Alejandro Amenábar estrenó este domingo su esperada ‘Ágora’ en el Festival de Cannes, donde esta densa superproducción histórica ambientada en la Alejandría del siglo IV se presentaba fuera de concurso y fue recibida con aplausos.

Cinco años después de su oscarizada ‘Mar adentro’, el director español vuelve a dar un giro total en esta primera de las tres películas españolas presentes este año en la sección oficial de Cannes.

El guión de Amenábar y Mateo Gil tiene como protagonista a un personaje histórico, Hipatia, una brillante astrónoma, concentrada en su investigación científica y filosófica en la Biblioteca de Alejandría para entender el universo planetario y desentrañar el misterio de sus equilibrios.

Única mujer en un mundo de hombres, la joven Hipatia es indiferente a los sentimientos expresados con mayor o menor claridad por apuestos alumnos como Orestes o por el esclavo Davus.

La Alejandría del siglo IV era una ciudad romana donde convivían tradicionalmente comunidades y religiones. ‘Ágora’ se sitúa en un momento especialmente convulso, apasionante para los historiadores, en el que la imparable revuelta de los cristianos está rompiendo dicho equilibrio en esa ciudad de Egipto.

La convivencia deja paso a enfrentamientos salvajes, lapidaciones masivas, linchamientos, saqueos de todo tipo, es la hora negra de la negación del saber en nombre de la religión, de acusaciones de impiedad cuando no brujería… La ciudad se encuentra en plena erupción, camino de la tragedia.

En la quinta, y sin duda más complicada, película de su carrera, con un presupuesto de 50 millones de euros, el director de origen chileno ha realizado una labor que por hercúlea impone respeto.

Ha puesto especial cuidado en los apuntes históricos y científicos. La cámara se desplaza con elegancia en las escenas complejas, como las de masas soliviantadas o de batallas urbanas.

Amenábar reivindica un “estilo reportaje CNN” para esquivar los tópicos de los ‘peplum’, la frialdad mecánica del cine de romanos. Lo logra en parte. ‘Ágora’ le ha quedado densa. Transcurre sin respiraciones. La música, tan omnipresente como la palabra, impone acentos épicos.

La actriz londinense Rachel Weisz, oscarizada como secundaria por ‘The Constant Gardener’ (‘El jardinero fiel’), del brasileño Fernando Meirelles, realiza en ‘ágora’, rodada en inglés, una labor interpretativa muy superior al resto del reparto, en el que figura también Max Minghella, hijo del director Anthony Minghella.

You must be logged in to post a comment Login