La violencia de las mafias asiáticas invade la Croisette

CANNES, Francia (AFP) – La hemoglobina tiñó de rojo el domingo la competición del Festival de Cannes con dos películas sobre las mafias asiáticas que se regodean en la violencia: ‘Venganza’ del hongkonés Johnnie To, cuyo reparto encabeza el cantante francés Johnny Hallyday, y ‘Kinatay’ del filipino Brillante Mendoza.

Idolo de la canción francesa desde hace casi medio siglo, pero que ha puntuado su carrera de cantante con actuaciones en algunas películas, entre ellas ‘Detective’ de Jean-Luc Godard, Hallyday acaparó este domingo la atención del Festival por su trabajo junto a Johnnie To, especialista del género policial y uno de los directores asiáticos más conocidos en Occidente.

En ‘Venganza’, Hallyday interpreta a un francés que llega a Macao, donde la familia de su hija ha sido asesinada. Costello (homenaje de To a Jean-Pierre Melville, su personaje lleva el mismo nombre que el encarnado por Alain Delon en ‘El samurai’) decide vengarse y contrata para conseguirlo a asesinos a sueldo de la mafia local.

Pero el vengador está perdiendo la memoria a raíz de una vieja herida en la cabeza y el trío de asesinos a sueldo contratados están estrechamente vinculados al mafioso responsable del asesinato de su familia.

Esa trama da lugar a una sucesión de tiroteos y matanzas, que Johnnie To filma con preciosismo y salpica de momentos de humor.

Evocando su admiración por el director norteamericano Sam Peckinpah, Johnnie To declaró en Cannes que concibió su película “como un western”, y respetó los códigos de este género.

De una violencia aún más impactante puesto que es mostrada crudamente y sin estetismos, ‘Kinatay’ (‘Matanza’), del filipino Brillante Mendoza, describe casi en tiempo real el secuestro, la tortura y el asesinato de una prostituta por un grupo de mafiosos, que después despedazan su cuerpo y diseminan los restos por la ciudad.

El personaje central es un joven estudiante de una escuela de policía que colabora con una banda de delincuentes para ganar un poco de dinero. El mismo día de su boda, es embarcado en una operación de más envergadura y se convierte a la vez en testigo y cómplice del crimen.

La cámara de Mendoza sigue con una lentitud desesperante el recorrido de la camioneta en la que los mafiosos llevan a su víctima, y luego su violación y asesinato, mientras muestra la angustia y las dudas del personaje.

Una minuciosa complacencia en la descripción del horror, que el director justifica como una denuncia.

La película está basada en un caso real y el director afirmó en Cannes que “hay muchas historias como ésta en Filipinas” y “se han hecho películas de divertimiento” sobre ellos.

“En Filipinas, el público ve esto como un pasatiempo. Es por eso que quise tratar el tema de otra menara, para mostrar que esa violencia es real, que existe, que no es una diversión”, dijo.

Con ‘Kinatay’, Brillante Mendoza compite por segundo año consecutivo por la Palma de Oro del Festival de Cannes, que el año pasado seleccionó su película ‘Serbis’.

You must be logged in to post a comment Login