Carta al escritor Luis Alberto Ambroggio

Estimado Luis, si tengo que darle condolencias a un ser humano terrenal por la muerte de Mario Benedetti es a vos, un abrazo fraterno.

Uno de los mayores aportes de Uruguay a la cultura universal ha terminado su viaje; sin embargo, es innegable que su legado transcenderá el tiempo. En esta hora de dolor o de gracia, porque lo mortal se convierte ahora en inmortal, me recuerdo de [Oswaldo] Escobar Velado:

Moriré no hay duda
pero quedará mi grito como tambor sonando.
Moriré y en mi muerte os invito
a continuar gritando.
Ayer decía, dije, que andaba la injusticia por el mundo
como perro loco,
pero hoy aquel decir vale tan poco…
¿Verdad, Luna y Zapata?
¿No es cierto Farabundo?

La injusticia es la poderosa clave
del que quiere vivir en el presente.
Del que tiembla ante un mundo mas humano,
repartidor de leche y de semillas,
iniciador de auroras donde el grano
será del hombre que hoy siembra de rodillas.

Decid conmigo,
cantad conmigo,
gritad conmigo
que la patria universal ya se divisa
donde habrá de darnos su alegría el trigo
para que nos florezca tu sonrisa…

¡y sabremos reír humanamente
y el mal habrá escondido su piedra calcinada,
y la paz como un ángel entregará su frente
para que se la bese, cantando, un camarada…!

Todo será distinto… hasta el amor mas puro.
La vida irá corriendo sobre las sementeras
sin pensar en la guerra, ni en su fruto maduro
ni en las rotas banderas.
Load conmigo… la injusticia muere.

Morirea… no hay duda…
Dejadla…será, talvez al último que hiere
pero ya morirá en Wall Street desnuda.
Morirá vomitando banqueros con levita,
asqueada de bananos con los ojos abiertos
de piedra que crepita
y quedará en la calle como dejó a sus muertos…
Morirá y moriré, pero estará mi grito
como tambor sonando;
mas si he de morir antes de la injusticia
ahito mi corazón de pie continuará gritando:

“POETAS OS INVITO
A PROSEGUIR EL GRITO que he venido cantando…”

Uno mis sentimientos y mi abrazo a mis amigos uruguayos y a la gran patria latinoamericana en esta hora trascendental.

Gracias por tu siglo y gracias por tu fuego, Mario Benedetti.

Vladimir Monge
Washington, D.C. Mayo 17, 2009.

You must be logged in to post a comment Login