“1989”, Vincent Gallo en una reflexión de Camilo Matiz sobre la violencia

CANNES, Francia (AFP) – El colombiano Camilo Matiz protagonizaba este jueves la clausura de la Semana Internacional de la Crítica, la sección paralela más antigua del Festival de Cannes, con su mediometraje de 40 minutos “1989”, casi un monólogo del actor norteamericano Vincent Gallo.

Dos hombres conversan en una mesa de bar prácticamente vacío. En realidad, uno habla de todo un poco y el otro escucha, en una suerte de compás de espera sin muchos detalles.

La camarera está más atenta a la televisión que a sus clientes.

La quietud del momento se rompe con la irrupción de “alguien” que la emprende a tiros con ellos, sin darles tiempo a sacar las armas que llevan en la cintura.

La película está minuciosamente cuidada por este cineasta joven proveniente del mundo de la publicidad hasta la escena final, muy estética y extremadamente larga, filmada al ralentí mientras suenan dos canciones de Antony and The Jonstons.

“Mi intención era que la gente sienta que la violencia creciente nunca se detiene, todos los días es lo mismo, y como en una especie de catarsis uno abandona y se vuelve indiferente”, explica Matiz a la AFP.

“1989 es el año más violento de la historia reciente de este conflicto social que hay en Colombia, Escobar voló un avión para matar a una persona, la bomba de la DAS (servicios secretos), el asesinato del liberal Luis Carlos Galán…”, recuerda el cineasta.

“Eso ha sido retratado en mil documentales. Yo trato de desnudar la naturaleza humana de un personaje que, bueno o malo, vive bajo este velo de violencia, y pudo escoger lo que quería hacer”, resume.

Matiz escribió hace año y medio la historia que dura lo que el director consideró oportuno,”sin caer en criterios de estandarización”.

El año pasado hizo ocho meses de casting, de actores colombianos y extranjeros. Pensó primero en Steve Buscemi, también barajó la posibilidad de John Leguizamo. Pero al final se impuso Gallo, “que lo asumía más como un personaje de una naturaleza particular, sin pararse en la situación política y social”, indica Matiz.

De ahí también la opción del inglés, no por razones de índoles comercial. “Lo bueno de esta película es que por su duración no se puede vender y no se vende”, bromea el cineasta colombiano.

Apenas concluyó el rodaje de “Tetro” en Buenos Aires con Francis Ford Coppola, Vincent Gallo se desplazó dos semanas a Colombia para ensayar y filmar “1989” en el centro de Bogotá. De cada momento se hicieron un par de tomas, para captar tonos diferentes.

Vincent Gallo conversa en “1989” con Erick Córdoba, actor colombiano negro, un gigante, del que Matiz destaca “la capacidad de escucha muy grande, la mirada muy fuerte”.

Matiz está escribiendo una película de mayor duración en la que podría volver a participar Vincent Gallo. “Una historia que nace con un relato de indígenas que a veces realizan viajes muy largos para vender dos o tres cositas. No obtienen más haciendo o no haciendo ese viaje, pero lo importante es el recorrido”, resume.

You must be logged in to post a comment Login