El chileno Sebastián Lelio acerca su “Navidad” a Cannes

CANNES, Francia (AFP) – El director chileno Sebastián Lelio presentó este jueves “Navidad”, su segundo largo después de “La sagrada familia”, en la Quincena de Realizadores de Cannes, un nuevo ejercicio de observación muy sensible de las relaciones entre las personas, en este caso muy jóvenes.

Después de adentrarse en su debut en los entresijos de una familia burguesa, que pasa junta las vacaciones de Semana Santa y se descompone con la presencia de la atractiva novia del hijo, Lelio toma como protagonistas a una parejita muy joven que se dispone a pasar la Navidad en una casa vacía y aislada.

También aquí, la irrupción de una persona, en este caso una adolescente a la deriva, rompe el equilibrio y genera nuevas relaciones de amistad, atracción, inseguridades y cuestionamientos de los personajes.

“La idea de esos tres huérfanos metafóricos en busca de un hogar me sedujo, tres adolescentes medio perdidos que se encuentran en una situación de divagación, de exploración, en una noche de connotaciones familiares y religiosas como es la Navidad como telón de fondo”, explica Lelio a la AFP.

El director chileno se maneja con gran delicadeza en un ejercicio que no es fácil. “Queríamos lograr provocar las mismas sensaciones en la pantalla viendo personas más que personajes, y dar un paso adelante en construcción visual”.

Su primera película la rodó en sólo tres días. “Navidad” es más elaborada. “Tiene un trabajo de dirección de arte, de fotografía, de óptica, tiene más lenguaje”, detalla.

El método de trabajo de Lelio no ha variado de una película a otra. “Al igual que en la anterior nos juntamos durante tres meses para hablar de los personajes, de cómo íbamos a filmar; de nuevo sin fijar diálogos, sólo esbozos de qué ocurría: el cómo lo íbamos contestando en esos encuentros previos y durante el rodaje”. Iban editando las escenas y la actuación durante el rodaje para irlas afinando.

“Más que la escena perfecta busco una paleta amplia de miradas, gestos, movimientos de cámara, hallazgos, para escribir con la cámara y el sonido las sutilezas de las que el guión carece, me gusta pensar que estamos tratando de filmar lo que no se puede escribir”, explica. “La cámara parece que busca, que registra algo que ocurre una vez”. Al borde del documental.

Al final se encontró con 73 horas de material en formato digital de alta definición (más de 90 en el caso de “La sagrada familia”). Por eso el montaje duró un año en ambos casos “hasta llegar a una construcción en la que todo resuene entre sí”.

“La película está instalada en un momento fronterizo en la vida espiritual de los personajes. De ahí la idea de que Aurora cruce la frontera, pase por el ritual del aduanero argentino llevando semillas encima, viene a cristalizar con un viaje concreto algo más esencial”, concluye.

Manuela Marteli, interesante rostro niño de “Machuca” y “B-Happy”, lleva la voz cantante con notable madurez interpretativa y mucho carisma, bien secundada por la jovencita Alicia Rodríguez. Diego Ruiz completa el reparto.

You must be logged in to post a comment Login