Prisión de Guantánamo ayudó a Al Qaeda: Obama

El presidente Barack Obama defendió su plan de cerrar la prisión militar de Guantánamo, y argumentó que su establecimiento ha causado más daños que beneficios a la causa contra el terrorismo y al propio país.

En un discurso pronunciado en el edificio de los Archivos Nacionales, Obama anunció además que su administración lleva a cabo una profunda revisión de las políticas de seguridad nacional, con el fin de hacer más transparente la operación del gobierno en ese campo.

El presidente hizo una amplia exposición de la actuación del gobierno anterior y las acciones emprendidas en lo que va de su mandato para corregir el rumbo y reparar daño.

“En lugar de mantenernos seguros, Guantánamo ha debilitado la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo. Obama dijo entender que muchas de las políticas establecidas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 fueron instrumentadas de manera apresurada y motivadas por un sincero deseo de proteger a los estadounidenses.

“Pero creo también que nuestro gobierno tomó decisiones basadas en el miedo en lugar de la prevención y con frecuencia manipuló hechos y evidencias para responder a predisposiciones ideológicas”, añadió.

El mandatario dijo que las críticas a políticas como el uso de tortura contra sospechosos de terrorismo y el establecimiento de la prisión en Guantánamo han sido intensas, y recordó que aun su rival en las elecciones presidenciales, el senador republicano John McCain, se pronunció en su contra.

“Guantánamo se convirtió en un símbolo que ayudó a Al Qaeda a reclutar terroristas para su causa. De hecho, es posible que la existencia de Guantánamo haya creado más terroristas alrededor del mundo de los que han sido detenidos”, añadió.

Afirmó que la creación de la prisión militar en la base naval de Guantánamo y el uso de la tortura “provocaron la animadversión del mundo”, disminuyeron la voluntad de otros países para trabajar con Estados Unidos y socavaron los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo.

El mandatario rechazó igualmente las críticas por su decisión de reactivar las comisiones militares para juzgar a sospechosos de terrorismo, enjuiciar en cortes federales a algunos reos de Guantánamo e impedir la difusión de fotos sobre abusos de detenidos en Irak y Afganistán.

Insistió que si el gobierno ha podido enjuiciar a otros sospechosos de terrorismo en cortes federales continentales, lo mismo puede hacer con algunos detenidos en Guantánamo.

Dijo que su gobierno no liberará a ningún detenido “que pueda poner en peligro nuestra seguridad nacional” o amenace la vida de los estadounidenses de ser liberado en Estados Unidos.

Obama anunció que como parte de los esfuerzos para lograr una actitud balanceada sobre éstos y otros temas relacionados a la seguridad nacional, su gobierno lleva a cabo una profunda revisión al respecto.

“Estos son cambios radicales que colocarán a nuestra posición sobre seguridad nacional sobre una base más segura y sostenible, y su aplicación tomará tiempo”, dijo.

Obama tuvo una respuesta inmediata del ex vicepresidente Richard Cheney, quien en declaraciones ante el conservador American Enterprise Institute, defendió las políticas del gobierno del que formó parte.

Dijo que las acciones emprendidas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 estuvieron motivadas por el deseo de evitar que esos atentados se convivieran en “preludio de algo peor”.

Fustiga Cheney a Obama por política sobre terrorismo

El ex vicepresidente Dick Cheney fustigó la decisión del presidente Obama de trasladar a los reos de Guantánamo a Estados Unidos, defendió el interrogatorio a sospechosos de terrorismo y rechazó que sea un acto de “tortura”.

En un discurso en el Instituto Empresarial Estadounidense, ofrecido poco después del mensaje presidencial sobre terrorismo, Cheney llamó a la administración Obama a pensar “muy cuidadosamente” los próximos pasos contra terroristas.

“Si el president

You must be logged in to post a comment Login