Isabel Coixet cierra la competición de Cannes con un sensual homenaje a Tokio

CANNES, Francia (AFP) – “Mapa de los sonidos de Tokio” de la española Isabel Coixet, homenaje a la capital japonesa impregnado de sensualidad pero de guión poco convincente, cerró el sábado la competición del Festival de Cannes junto con “Visage” (“Rostro”), producción francesa dirigida por el malasio-taiwanés Tsai Ming-Liang.

Ninguna de las dos películas tuvo buena acogida. La de “Mapa de los sonidos de Tokio” fue contrastada, con aplausos pero también silbidos, en tanto “Visage” hizo huir a numerosos espectadores y la sala estaba medio vacía al terminar la proyección.

Filmada en en japonés e inglés, “Mapa de los sonidos de tokio” tiene por intérpretes principales al español Sergi López y a la japonesa Kinko Kikuchi, descubierta en 2006 en “Babel” del mexicano Alejandro González Iñárritu.

Coixet cuenta en ella el encuentro de un hombre, David, español afincado en Tokio, donde tiene un comercio de vinos, con la mujer contratada para matarlo por el padre de su ex compañera, que lo culpa del suicidio de ésta.

Ryu es una muchacha silenciosa y solitaria que tiene una doble vida poco verosímil. Asesina a sueldo, trabaja también como simple empleada en el mercado del pescado de la ciudad.

Evidentemente, se enamora apasionadamente del hombre que debía matar. Su historia y la de esa pasión nos es contada por la voz de un técnico de sonido, único amigo de la solitaria Ryu.

La historia, que oscila entre lo evidente y lo inverosímil, y el somero dibujo de los personajes hacen que la película no convenza, pese a la vitalidad con la que la cámara de Coixet filma Tokio, a la que da una belleza fascinante, y a la tierna sensualidad que impregna las escenas de amor.

“Cuando se es cineasta, el genero no se deja en casa”, declaró en Cannes Isabel Coixet al referirse a la mirada femenina que caracteriza esas escenas.

La directora afirmó que hizo esta película porque “adora la cultura, la literatura y la comida japonesas”.

“Es un país en el que me siento bien y que admiro”, dijo, agregando que había querido contradecir los estereotipos que a menudo se tienen en Europa sobre Japón.

Esa voluntad se plasma ya en la primera escena de la película, la de un banquete en el que ejecutivos japoneses y europeos comen manjares servidos sobre los cuerpos de mujeres desnudas. A su jefe, que le pregunta por qué esa payasada, uno de los japoneses le explica que es lo que los europeos esperan de ellos y que hay que satisfacerlos para que firmen contratos.

Autora de películas como “Mi vida sin ti”, “Cosas que nunca te dije” o la laureada “La vida secreta de las palabras”, Isabel Coixet participa por primera vez en el Festival de Cannes con “Mapas de los sonidos de Tokio”.

Segunda obra en competición, “Visage” de Tsai Ming-Liang, es una producción franco-taiwanesa y fue realizada con el patrocinio del Museo del Louvre, en el que fueron filmadas algunas de las escenas.

La película que se quiere un homenaje al cine en general y al director francés François Truffaut en particular, es una sucesión de escenas inconexas con pretensiones estéticas, que aburren rápidamente al espectador.

Al comienzo un escape de agua inunda la casa de un hombre, al que después se le muere la madre y que resulta ser director de cine (Lee Kang-Sheng). Luego estamos en París, donde se está filmando una película, el paisaje se cubre de nieve artificial, el actor Jean Pierre Léaud (intérprete dilecto de Truffaut) recoge un pajarito caído de un árbol y se lo mete en el bolsillo.

Surge la modelo Laetitia Casta, que canta sucesivamente en chino y en español, luego se desnuda y se recuesta en un tronco de árbol al lado de un ciervo. En diversas escenas, Casta cubre los cristales con cinta adhesiva oscura de manera compulsiva. Entre tanto, la productora de la película (Fanny Ardant) busca al actor o al ciervo, que se ha perdido.

El director termina encontrando al dicho ciervo en la última escena, pero en Cannes mucha ge

You must be logged in to post a comment Login