Un chófer real dejó a dos periodistas acceder al palacio y al coche de Isabel II

LONDRES, (AFP) – Un chófer de la casa real británica, que había permitido a dos periodistas acceder al palacio de Buckingham y que uno de ellos se sentara en el lujoso automóvil Bentley de la reina Isabel II a cambio de dinero, fue suspendido este domingo de sus funciones, anunció un portavoz de la casa real.

“Podemos confirmar que un individuo ha sido suspendido a la espera de una investigación”, indicó esta fuente, tras las revelaciones de la publicación sensacionalista News of the World. El diario denunció graves deficiencias en la seguridad del palacio real después de que dos de sus periodistas, haciéndose pasar por ricos hombres de negocios de Oriente Medio, pagaron por ello a un chófer real la cantidad de 1.000 libras (1.135 euros).

El Bentley es utilizado por la reina en algunas ocasiones. Un portavoz del Palacio de Buckingham aseguró que “cualquier asunto relacionado con la seguridad se toma muy en serio y vamos a estudiar estas acusaciones”. La Policía Metropolitana de Londres también se mostró preocupado por la información.

“Naturalmente estamos preocupados por las cuestiones denunciadas en esta información y estamos en contacto con funcionarios del palacio que investigan entre el personal de palacio”, aseguró Scotland Yard en un comunicado. Se desconoce si la reina y su marido estaban en el palacio en el momento del incidente.

No sería la primera vez que se viola la seguridad en el Palacio de Buckingham y en otros palacios reales en los últimos años. En 2003, un periodista del Daily Mirror consiguió un trabajo como lacayo de la reina en una de sus residencias de Londres con una referencia falsa.

Esto le permitió acceder a la mesa de desayuno de la reina y a la habitación entonces ocupada por el presidente estadounidense George W. Bush y su esposa de visita de Estado a Gran Bretaña.

En el Palacio de Windsor, el favorito de la reina y ubicado al oeste de Londres, dos periodistas de The Sun afirmaron haber entrado con una falsa bomba días antes de la boda del príncipe Carlos y su esposa Camilla en 2004. En 2003, el cómico Aaron Barschak entró en la fiesta de cumpleaños del príncipe Guillermo disfrazado de Osama Bin Laden.

You must be logged in to post a comment Login